lunes, junio 19, 2006

En Alemania se habla español

En el Mundial de Fútbol que se disputa en Alemania se habla español, con la contundencia de las selecciones argentina, española y ecuatoriana, aunque se asoma la dulzura del lenguaje de los brasileños. Esa fuerza de lo hispano que se da en el deporte no tiene nada que ver con la política latinoamericana. El embajador colombiano en los Estados Unidos despotrica contra los populismos. La lengua española une pero la política desune.

3 comentarios:

ALOMA69 dijo...

De verdad es buena la selección española? Yo tengo la percepción de que no es para tanto, la súper goleada tal vez fué una cuestión de suerte.
Ya iremos viendo..

Uf, tema política, ahí ya no sé muy bien qué decirte, supongo que hay demasiadas diferencias económicas, ése es siempre el eterno problema; yo estos días estaba preocupada por el referéndum sobre el estatuto en Cataluña, por suerte ha salido SI, lo cual quiere decir que aunque muy recortado, algo más de dinero desde Madrid llegará a mi comunidad autónoma, como siempre el tema económico...

Gracias por tu visita, un saludo!

p.d.: creo que me he extendido demasiado...

Dalva Maria Ferreira dijo...

Buen día!

Política y futbol... la política todo lo absorbe. El futbol, como todas las otras manifestaciones populares, está a servicio de las clases dominantes. Si me preguntas como: es question de pan y de circo!

Nuria y Jose dijo...

España aún está con la resaca del 4 a 0 y se nos ha ido un poco de las manos la euforía descontrolada. Veamos esta noche lo que pasa. Paso a paso. En cuanto a la política... pues un poco la historía de siempre: hay mucho arquitecto y poco albañil en la politica, además cuando entramos en materias economicas las posiciones se endurecen y ya no hay tanta comprehensión y tolerancia. Como dice mi suegra: hay que salir a calle y manifestarse, la gente joven es demasiado conformista... no luchais, no teneis valores y no os dais cuenta de lo que hemos luchado mi generación para estar mejor de lo que estais vosotros ahora.
Mi suegra es mucha suegra, eh?