viernes, febrero 06, 2009

Meten miedo

Aclaro que no soy un experto de nada, simplemente opino lo que pienso. Por lo tanto, mis comentarios se pueden comparar a cualquier otro que se escuche en la calle o en el bar. Los números dominan el mundo y la economía es la mejor arma política que existe. Resulta que hace dos días todo iba muy bien, con anuncios de crecimiento económico y ganancias millonarias de los bancos y de algunas empresas líderes en el mercado mundial. Pero, amigo, de la noche a la mañana nos despertamos con las noticias de que se ha puesto el freno a la creación de riquezas, sí, que los flujos económicos se hunden en el profundo mar de los números rojos. Todo porque unos estafadores dieron crédito a personas o instituciones insolventes que no han podido comenzar a devolver el dinero. La cadena de la venta de espejismos de humo ha ido derribando a cada una de las piezas de dominó, que estaban ordenadas de tal manera que hacían que las riquezas aumentaran a la velocidad de un avión supersónico o de un cohete a la luna. El Finantial Times ya había vaticinado las consecuencias terribles e inimaginables sobre el día en que se pinchase lo que en España ha dado en llamarse la burbuja inmobiliaria. La descripción no podía ser mejor. O sea, en mi modesta opinión, de que los gobiernos, los bancos, las compañías de seguro, las empresas y los propios ciudadanos vivíamos de la ilusión, gastando en lujos y placeres, los que podíamos, de unas cifras que aparecían en nuestras cuentas bancarias, asientos contables que llaman los expertos. Y ahora, como los bancos dicen que no tienen disponibilidades, que no tienen dinero para prestar, pues aparecen las pérdidas de las empresas que dicen se ven obligadas a poner en la calle a una buena cantidad de trabajadores que se suman a los que ni siquiera podían defenderse con un puesto de trabajo en su precaria situación de desempleados. No entiendo nada y, a pesar de que me den mil explicaciones, percibo el miedo que nos meten. Puede que un día la Mafia Internacional domine el mundo y en las escuelas enseñen a las nuevas generaciones como obtener ganancias fáciles, aunque sean cruentas.

11 comentarios:

Aldabra dijo...

claro que dan miedo los números, al menos a mí desde que era pequeña...

y más si se trata de cifras de parados... o de gastos de políticos ególatras que reforman despachos...

biquiños,

Waiting for Godot dijo...

Amigo mi consejo es: No escuche a nadie, ahorre lo más que pueda y siga palante. :) Besos.

cacho de pan dijo...

Martín, lamento contradecir tu pronóstico. La mafia ya mueve y domina al mundo.
A pesar de ello, soy partidario de no temblar, o al menos disimularlo, mientras nos mantenemos sanos y muy alertas.
un abrazo

Conciencia Personal dijo...

Sí, vivimos el caos, el miedo, el terror y en mi país observo la gente gastando, adquiriendo autos, dónde está la crisis? no sé, yo tampoco entiendo...La mafía del narco ya está y rebasa todo, todo.

Un abrazo consolador, Monique.

Daniel de Witt dijo...

Pasate por mi blog. Hay novedades.
Saludos.

Ka-tica dijo...

cierto Martin... uno por donde lo vea no entiende...
no entiende porque se vive reafirmando que se privatizan los beneficios y se socializan las perdidas... ¿porque yo tengo q pagar mas cara mi alimentacion si siempre trabaje, nunca tuve deudas, o al menos nunca las tuve atrasadas?
o ¿porque carajos es que despilfarraron todo ese dinero?
uno no entiende... ellos dan explicaciones, numeros, etc...
nos meten miedo pero tampoco entiendo el porque!!!
decidi no volver a ver noticias!
a ver si logro vivir mas tranquila!
=)

lully desnuda dijo...

Holas!!

Pues como están las cosas, bien valdría la pena que las mafias se tomaran el poder de frente, al menos por Colombia sería mejor, el gobierno de turno tiene serios "tapados" con fuerzas externas y el más oprimido sigue siendo la gente pobre del país.

Te abrazo con afecto desde mi alma!

Mr. TAS dijo...

...o puede que, en cierto modo, ya dominen el mundo.

Hipolitta dijo...

Lo que sé es que siempre las pagan los que están más abajo.

Saludos

Makiavelo dijo...

Martín, podemos aprender de las hormigas, son buenas ahorradoras.

Saludos.

Mónica Pérez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.