miércoles, marzo 11, 2009

El silencio




Acabo de recibir el correo electrónico de un amigo que me dice que hay que hablar menos y escuchar más, por aquello de que todo el mundo sabe de que tenemos dos orejas y una sola boca. Ya escribí aquella frase de Ernest Hemingway que decía que tardamos un año en aprender a hablar y sesenta en callar. No recuerdo el nombre del autor de la cita que decía que si piensas lo que has sido y lo que has abandonado, comprenderás que sólo el silencio fue majestuoso y lo demás, simplemente, debilidad. No me creo majestuoso, pero sí estoy convencido de ser débil, de no haber publicado un post durante más de un mes, aunque sigo leyendo a otros colegas y, además. ha habido lectores fieles que me han enviado comentarios a lo largo de ese lapso, una palabra que viene del latín, lapsus, que significa caída, deslizamiento. En la vida, sí señor, o señora como se suele decir ahora, si te caes una vez tienes que levantarte cuatro, aunque necesites que alguien te diga, como a Lázaro, "Levántate y anda".

9 comentarios:

Aldabra dijo...

hola martín, aunque no sea de las que te han dejado comentarios en tu ausencia, si que he estado pendiente de tu blog y ver si actualizabas.

no sé porqué has estado ausente, espero que no haya sido por una caída emocional y haya sido cuestiones laborales y de otra índole... lo importante es que has vuelto con sabias palabras...

a diario, soy de las que me cuesta escuchar porque soy muy nerviosilla e inquieta pero si tengo que escuchar sé como hacerlo y me gusta escuchar porque sé lo que significa que lo hagan conmigo... es que mira, todo es bueno: es bueno saber decir lo que uno piensa, saber callarse a tiempo, saber escuchar cuando nos lo piden...

en fin... tienes mis oídos si los necesitas.

bicos y me alegro de este post.

Martín Bolívar dijo...

Aldabra: gracias por tu amable comentario, tu intuición te ha hecho vislumbrar cuestiones laborales que son ciertas. Cordiales saludos.

TORO SALVAJE dijo...

Hola, espero que esas cuestiones laborales se arreglen.

Dicen que uno es amo de sus silencios y esclavo de sus palabras. Con el tiempo he visto que eso es así casi siempre.

Saludos y buenos deseos.

TICTAC dijo...

El silencio siempre es fertil, es el espacio entre los pensamientos.
Ademas tus palabras dejan un eco que se difunde y cubre tus ausencias...para nosotros que te leemos.
Espero que se aclaren para bien pronto tus cuestiones laborales.

Suerte y un fuerte abrazo!

Ka-tica dijo...

a veces Martin, no basta ni q nos digan mucho tampoco, una mano q nos agarre del pelo y nos saque a respirar aire fresco tambien es una opcion =)
aunque esos silencios son tan necessarios como comer!
y despues de ellos no queda mas q lavarse la cara, poner musica y continuar caminando!
todos vamos por la misma via!
=) un abrazote!

Martín Bolíva dijo...

toro salvaje: gracias por tu comprensión.
tic tac: eres como el sonido del reloj que nos marca los pasos del tiempo. Gracias.
ka-tica:te sigo escuchando, a pesar de mis silencios. Suerte.

fgiucich dijo...

Hay veces que es necesario detenerse un tiempo para tomar nuevas fuerzas. Abrazos.

Arcangel Vulcano dijo...

Respetado y estimado amigo Martín Bolívar, te saludamos en la oportunidad de comunicarte que en nuestro blog Epicentro Hispánico, hemos tenido la satisfacción de transferirte un merecido reconocimiento, por favor visitanos para enterarte de los detalles.

Un fraternal saludo.

ALEXIS MARRERO dijo...

Hola amigo aquí te dejo una invitación a mi blog donde tienes un reconocimiento
http://alexismarrero.blogspot.com/2009/03/premio-apache-2009.html