viernes, julio 25, 2008

La clonación de los mercenarios


Aprovecha el calor del verano, buena época para el deshielo, para volver a hacer buenas migas con un antiguo amigo distanciado, aunque hay amistades peligrosas que amenazan con darte el abrazo del oso si vuelves a reconcialiarte. Hugo Chávez, presunto presidente de Venezuela, llega a España con el propósito de sellar acuerdos que se anuncian como amistosos, diciendo que va a abrazar al Rey después de ocho meses de
silencio,
cumpliendo aquello de "¿Por qué no te callas? que le espetó el monarca en plena Cumbre Iberoamericana. Chávez compra armas y firma convenios con los rusos. ¿Para qué quiere armas un país pobre?, pues para dominar y alzarse como líder artificial, primero en Centroamérica, luego lo hará en Suramérica donde Chávez despidió al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, denunciado por Colombia ante la débil Organización de Estados Americanos (OEA) por manifestarse a favor del narco-terrorismo, esto es de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Colombia tiene un mandatario conservador, Álvaro Uribe, y hay voces que dicen que cuenta con el apoyo de Estados Unidos. Ni Venezuela conviene a Latinoamérica, ni tampoco el apoyo estadounidense, menos las buenas relaciones económicas con España: nada menos que
1.700 millones de euros brutos
suponen las inversiones en Venezuela de las transnacionales españolas Banco Santander, BBVA (Banco Bilbao Vizcaya Argentaria), Repsol, Telefónica o seguros Mapfre, entre otras. ¿Qué viene a hacer Chávez a España?, quizás a besarle los pies a la Corona, como hace más de 500 años. ¿Quién gana?, ¿Quién pierde?. Siempre pierden los pobres, aunque en Argentina los desfavorecidos hundidos en la miseria e inocentes le siguen encendiendo velas a Eva Duarte de Perón. La presidenta de Argentina, Cristina Kirchner de Fernández, desvía la atención por la crisis con el agro, con clara intención populista, y organiza un homenaje en recuerdo de la muerte, hace 56 años, de 'Evita', aquella mujer que hablaba con los pobres envuelta en collares de joyas preciosas y abrigos lujosos de piel. Argentina vive paralizada desde hace seis décadas, desde la época del general Juan Domingo Perón, clonado ahora en otro militar, más bien mercenario, el venelozano Hugo Chávez. Y así se escribe la historia, al menos en Latinoamérica. Perón se enfrentó a la Iglesia católica y tuvo como respuesta la Revolución Libertadora del 16 de setiembre de 1955. Los seguidores de Chávez le copian y quieren poner un pie sobre el Vaticano.

5 comentarios:

NORKA dijo...

Martin gusto grato saludarte y entar en tu blog sabes siempre veo tus comentarios donde mi amiga Waiting y claro me llaman la atenciòn primero por tu apellido, Bolìvar y còmo no verdad.

Veras Martin tu post no deja de ser muy real para mi, tan real que no sè si me dà verguenza, rabia o tristeza tanta verdad... decirte que ciertamente el 80% de la poblaciòn de mi Paìs, Venezuela es humilde clase c y d pero que ahora yo creo que tooooooooooodos somos pobres si muy pobres de espiritu y de ganas que el presunto Presidente siempre trata de emsombrar y no para ... pobres ironicamente sabes porque creo y no dudo que seamos los màs ricos de Sur Amèrica sino que me dices de "la chequera que camina por Amèrica Latina" pobres por el presunto amigo Martin y esa quizas sea la lucha que aùn mantenemos acà quienes creemos y confiamos en que esto pasarà y tocaremos en su momento alguna forma de riqueza ...

GRACIAS POR TU VISITA MARTIN nos seguimos leyendo ...

Un beso de chocolate venezolano.

troya dijo...

aqui vamos de nuevo...no nos pueden parar

Aldabra dijo...

Te devuelvo la visita, Martín y leo algunos de tus últimos post y me quedo con la imagen de Evita Perón vestida de pieles y perlas departiendo con los pobres. ¿Cómo se puede? ¿Cómo se puede idolatrar a alguien así?... NO me gusta la política, no la entiendo ni nunca la entenderé por más que lo intente. Sólo sé que no me gustan las injusticias, que intento llevar una vida digna acorde con mis principios (y no siempre lo consigo lo cual me avergüenza) yu que la mayor parte de las veces pienso que este mundo es un sinsentido.

Hugo Chávez no me gusta, no me gusta la gente que hace demagogia con las palabras, que las utiliza en propio beneficio, como opio del pueblo... no me gusta. No me gusta el terrorismo, el hacer valer las cosas porque SÍ...

Intento vivir y dejar vivir. Es la filosofía que se adapta más a mis circunstancias actuales.


bicos,
Aldabra

Waiting for Godot dijo...

A mi la reunión del Rey de España con Chávez me causó rabia y asco. Besos.

Dull dijo...

Bien lo dices... asi se escribe la historia,, pero que tan real es al influencia de Chavez en centroamerica?

Eso de lider artificial me recordo a Amlo, otro abseso.

saludos amigo, por cierto estoy muy de acuerdo con tu ultimo comentario en mi blog, saludos