martes, septiembre 30, 2008

El mito del fin del mundo


Entre los misterios sin descubrir, o incluso comprobar, se encuentra un dato enigmático que enfurruña y hace fruncir el ceño a algún que otro científico. La predicción del fin del mundo, pronosticada por el calendario maya para el 21 de diciembre de 2012, una de sus siete profecías entre las cuales se halla también el eclipse del 11 de agosto de 1999, no deja de generar comentarios de todo tipo, especialmente en los bares, confiterías o conversaciones informales entre amigos, conocidos y allegados. El futuro es un misterio que se mezcla con el presente y el pasado lejano de los mayas. Usaban nudos de cuerdas para recopilar información de importancia. Su escritura, es otro misterio de su cultura, aunque permite conocer sus avanzadas tesis sobre el paso del tiempo, con sus calendarios, o sus avanzados estudios sobre la astrología. Juan José Batalla, profesor de la Universidad Complutense afirma que tenían unos 3.000 códices, aunque sólo se conservan tres que son de un valor incalculable. Del azul maya, indeleble, que usaban en los sacrificios se sabe un poco más. Ian O'Neill es un doctor en física solar, editor de la web Astroengine.com y rebate los argumentos de los mayas, la fecha indicada no será el fin del mundo, más bien el fin de un calendario, citando a Karl Kruszenik. Los mayas habían adquirido muchos conocimientos, no se sabe si tenían más o menos sabiduría incorporada que la empresa Galactic Suite que promociona el viaje espacial en un hotel con spa, en la mítica fecha del año 2012, Madrid espera celebrar los Juegos Olímpicos y, hasta los políticos, barajan disputar sus parcelas de poder en esa misma fecha, en que Esperanza Aguirre espera llegar a ser la presidenta de los españoles. El periodista Luis Carlos Campos predice un período de glaciación para dentro de cuatro años y rechaza la teoría del calentamiento del planeta. ¡Viva la Pepa!, dicen muchos frente a los auguarios precolombinos de los mayas. Cádiz, justamente, se apresta a la celebración del bicentenario de la Constitución española que originó la exclamación mencionada incorporada al habla popular.

1 comentario:

migramundo dijo...

Los mayas estaban muy avanzados para su tiempo, pero desconocemos muchas cosas de ellas porque se han perdido y se han destruido. Tendemos a destruir lo que desconocemos o lo que consideramos peligroso para nuestras creencias. De alguna manera, mi post de hoy está relacionado también con eso.
Lamento que hayas perdido tu plantilla y te vieras obligado a hacer un esfuerzo ímprobo para recuperar parte de lo escrito con tanta fe y sentido común. Sólo le pongo una pega a tu nuevo diseño: la letra es demasiado pequeña, al menos para mí.
Gracias por tu generosidad. Un abrazo.