viernes, enero 15, 2010

La muerte nuestra de cada día


En vez del pan tenemos la muerte nuestra de cada día. Tiene que ocurrir una desgracia grande, importante, que interese a los medios informativos para que aparezca la situación latinoamericana en los titulares de los medios informativos. Ocurre que las malas noticias sirven para poner ante nuestra mirada atónita historias que parecen fuera de la realidad del siglo XXI. Haití es hoy noticia porque hay decenas de miles de muertos y heridos a causa de un terremoto, y eso sirve a los medios inforamtivos para vender, para ganar dinero. No existe la solidaridad anónima y los famosos se desprenden de las migajas de sus suntuosos lujos para sentirse reconfortados, pero el problema de la miseria, de la pobreza, no se resuelve en los países pobres o en vías de desarrollo, donde las multinacionales hacen sus pingües negocios,  ante la impotencia económica de los estados locales para lograr su verdadera independencia. Entre las noticias que ocultan los propios gobiernos, enfermedad del Mal de Chagas es silenciosa, pero mata mucha gente en Latinoamérica a lo largo del año, lo denuncia la ong Médicos sin fronteras. Un total de 68.000 latinoamericanos, afectados por dicha enfermedad, viven en España. Los gobiernos callan, los diarios, las radios y las televisiones también porque dependen prácticamente de forma directa del ya deteriorado poder político y económico. Nadie se ocupa tampoco de la situación humillante de los indígenas. Por otro lado, la mayor escolaridad de los europeos, que propicia un mejor desarrollo neurológico, se contrapone al aumento de enfermedades crónicas en Latinoamérica, muchas ellas impulsadas por la pobreza, son las principales causas para la demencia precoz en la región, según afirman los expertos. Las crisis golpean con más fuerza a los más débiles y en el subcontinente se han perdido más de dos millones de puestos de trabajo, alerta Mercosur. Saldo negativo y números en rojos se tapan con noticias de las agencia de prensa nacionales, impulsadas por los mensajes antidemocráticos de los propios gobiernos de la región.

3 comentarios:

Dante B. dijo...

coincidimos en el aullido, imitando a los que no teniendo nada lo han perdido todo...
No desesperemos: mañana será otra catástrofe distinta como titular de periódico.

Ana dijo...

Hacemos un zaping diabólico sobre los hechos. Y si es muy fuerte lo que vemos... pues apagamos el televisor y salimos a regar el jardin. Agua, para todo aquello que nos quema.

Ka-tica dijo...

Ciertisimo Martin, muy acertado...
Los medios de comunicacion al convertirse en negocio dejaron de ser lo que fueron(¿)
Sabemos que se callan millones de noticias que son de interes, que se deberian de saber discutir y anunciar, a ver si al menos dialogandolas se logra algo!!!
Pero bueno... toda la realidad de los sucesos es maquillada con sucesos amarillistas y espectaculos de cualquier indole!!!
Doloroso!!!!
Un abrazo Martin!!!