miércoles, julio 26, 2006

Desamparo e ilegalidad

Hola, estoy de vuelta con todos ustedes después de unos días de vacaciones por el norte de España. Agradezco los comentarios recibidos, y lamento no haber leído antes el mensaje de Marvisión, ya que pasé por Cantabria, su tierra, sin poderla visitar aunque seguiré leyendo su interesante blog. Les cuento. En los próximos blogs meteré algunas fotos, como me han solicitado algunos amigos bloggeros. Por otro lado, les quiero comentar como un viajero observador curioso y sin que sea un dato documentado, aunque se puede comprobar yendo por estos lugares, que no es novedad que les diga que los latinoamericanos hacen los trabajos que no quieren hacer los españoles en su país. Me explico. Limpiar baños en hoteles y campings, cuidar ancianos, efectuar las tareas domésticas, todo por un sueldo que suele rondar la mitad de un salario medio de cualquier español, y en algunos casos sin estar dados de alta a la Seguridad Social, es decir dentro de la ilegalidad. La situación se refleja en un desamparo para los que han venido a España con la ilusión de encontrar una vida digna, mejor que la que le ofrece su propia patria. Un total de 25 millones de latinoamericanos se han visto obligados a emigrar, más otros tres millones que se han desplazado a otros países de América Latina. Un dato preocupante que aparece escondido entre los titulares de los medios informativos. Por otro lado, España ya roza los 44,4 millones de habitantes, incluidos los 3,88 millones de extranjeros que representan el 8,7% de la población. Mientras esto ocurre, los países latinoamericanos no han conseguido consolidar una identidad propia, con perfiles políticos diversos y una tendencia hacia la izquierda con sus variados matices. El dato final es que 28 millones de latinoamericanos viven en el desamparo y la ilegalidad.

2 comentarios:

Dalva Maria Ferreira dijo...

Hola!
Seja benvindo ao front...
Pois é, amigo: o grande problema da América Latina é justamente esses "diferentes matizes" da esquerda. Não se ousa definir - depois de Fidel Castro - a exata cor da nossa miséria. Vivemos como o avestruz, com a cara enfiada na areia, evitando olhar a realidade. Enquanto isso, brincamos de países ricos, enganamo-nos com futebol, Miss Universo, carnaval... asi es la vida!!!


(a filha de um motorista de táxi foi para a Espanha e trabalha como ama de casa há um ano: pois já vai levar os pais e o irmão menor, pois encontrou melhores meios de vida para eles por lá! Bom para ela, mau para o Brasil, que antes éramos pólo de atração para aqueles que queriam melhorar de vida!)
Um abraço.

Lilian dijo...

Triste realidad, pero esa es la del emigrante no?, será que en América Latina todos los gobiernos y toda la gente somos tan malos administradores que con tierras tan ricas, somos pueblos pobres.
Y claro en otro país, nadie recibirá al latino con los brazos abiertos a menos que hagamos el trabajo que ellos no quieren hacer, entonces para eso si estamos, por un poco de sueldo, pero que será enviado para el resto de la familia por acá por estos lados; entonces el que se va dice.. como sea que esté vale la pena estar acá lejos, solo porque puede ayudar al resto de su familia. Y si así no es, desde acá se dice al menos allá uno puede tener más posibilidades de crecer.

Y me alegro que te hayas tomado vacaciones, e imagino que valió la pena salir de paseo.
Así que Suerte!! y esperamos las fotos.
Saludos