domingo, septiembre 10, 2006

La rigidez del autoritarismo

Alguien dijo que no hay nada más rígido que una piedra. En América Latina tenemos el caso actual de Bolivia, donde las organizaciones opositoras al presidente Evo Morales le exigen que abandone "sus pretensiones autoritarias". La negativa a debatir con sus rivales es la moneda común de los presidentes que, con fuertes ambiciones políticas, pretenden ser reelegidos en un nuevo mandato. Hugo Chávez, el presidente de Venezuela, por su parte, aboga por "un partido único de la revolución y el pueblo venezolano". La rigidez del autoritarismo no es propia de regímenes democráticos. El mejor ejemplo del autoritarismo en América Latina lo impulsó el general Juan Domingo Perón en la Argentina. El peronismo y luego el justicialismo, que viene a ser lo mismo, no han conseguido levantar el país con su premisa del "movimiento peronista", el sueño del partido único de los mandatarios que quieren permanecer en el país. La democracia es multipartidista porque de la discusión sale la luz.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Otro buen ejemplo es Fidel Castro, habría que vivir en Cuba para saber en qué beneficiaron al pueblo los 40 largos años vitalicios de su mandato como Comandante en Jefe.

Blood dijo...

Aún no desaparece la visión del "rey" que nos heredó España...

Saludos sangrientos

Blood

El Navegante dijo...

Hola Martín.
Qué pena que a todos aquéllos que pretendieron permitir que se escuharan muchas voces, y soñaron con la unidad de acciones positivas par el bien común, nucna les permitieon culminar sus mandatos, o los obstáculso que les pone son tan brutales que result aimposible avanzar en esas condiciiones.
Ya estamos en el 2006, ahora habrá que pensr en el año 3000 para creer en nuevas mentalidades libres de todo vicio , incluso herediario desde luego.
Un fuerte abrazo, excelentes tus reflexiones tan relaistas como siempre.
PD: ya puedes venir a distenderte, entré a un colmao finalmente.

Anónimo dijo...

Creo que el gran problema de los populismos es que se convierten con facilidad en autoritarismos.

No puedo callarme ante tal afirmación, quien se refería a la monarquía española demuestra que no sabe qué fue la Revolución Francesa, lo que es una monarquía parlamentaria y constitucional, y un estado de derecho.

La culpa no fue del rey español, a lo mejor fue del hombre de cromagnon... ¿Por qué siempre culpar a los demás o al pasado y no buscar las culpas en nosotros mismos? Así es como se avanza.

Nunca he oído a nadie en España hacer responsables de los problemas de hoy a los romanos que conquistaron Iberia.

Un abrazo M.B. Buen post, lo volviste a hacer.

Martin Bolivar dijo...

blood: tienes razón en que la monarquía es vitalicia, con la diferencia de que no gobierna como ocurre en algunos países con sus mandatarios.
elnavegante: coincido en que a demócratas como Raúl Alfonsín y Fernando de la Rúa, la oposición no les dejó terminar sus respectivos mandatos y lo digo desde una opinión objetiva.
También coincido con el usuario anónimo en el sentido de que los populismos suelen transformarse en autoritarismos.

klau2 dijo...

arriba las manos,
este es un ASALTO POÉTICO !!!!


http://klau2.blogspot.com/

Hugo Denis dijo...

Pienso que la democracia parlamentaria es, de los sistemas implantados hasta el momento, el que más prosperidad ha traído. Eso no significa que sea el mejor posible, sino que lo es en el momento actual. La humanidad tiene que crecer mucho (y no en número) para pasar a otros sistemas más igualitarios y justos para todos. Otros experimentos ya fracasaron, no porque la teoría sea mala, sino porque está ideada para un tipo de hombre que todavía no ha llegado.

Saludos ;)

Don Chere® dijo...

Lamentablemente en Chile las cosas se dan distinta..al tener dos bloques (Alianza y Concertación), que más allá de detalles prtácticos son casi iguales se esta dando una suerte de autoritarismo capitalista donde da lo mismo quien gobierne la tendencia será la misma.

Cuidate.-

Ailin dijo...

Perdón Martín pero sabés bien que hubo autoritarismos peores en Argentina y Am.Latina que el de Perón.
Además el tema de Perón es profundamente complejo y da para análisis un poco más elaborado.

Martin Bolivar dijo...

klau2: la poesía nos refresca la vida más que la política que es un quebradero de cabeza.
donchere: entonces hay un solo partido, da igual si gana uno u otro.
aillin: siempre caemos en el mismo tópico de que no se puede hablar sobre Perón porque son palabras mayores y es una forma de esquivar el bulto. Perón ni el peronismo no resolvieron la miseria y la pobreza de las villas miserias, ni el abandono y aislamiento del interior del país. Tampoco se logró nada en materia de reforma agraria, tengo mi abuelo y mis tíos, son gauchos y sé lo que es vivir en el campo argentino. Perón ni el peronismo lograron nada por la industrialización del país, porque en definitiva la riqueza de un país la da el valor añadido, como pasa en Holanda o Suiza, por poner un par de ejemplos, con la leche y sus derivados. Es verdad que pudo haber frenado el poder de la derecha, pero no se hizo nada contra los terratenientes, argentinos y extranjeros en la Patagonia y en la Pampa. Perón tuvo la suerte de exportar carne y cereales a la Europa moribunda después de la guerra. Las exportaciones superaron a las importaciones. Lo sigo diciendo, en Argentino hay un solo partido y el justicialismo echó a los presidentes Raúl Alfonsín y Fernando de la Rúa, que no pudieron terminar sus respectivos mandatos, a pesar de haber sido elegidos por la mayoría del pueblo argentino. Si se puede hacer un análisis más profundo que se haga, no me creo el dueño de la verdad y puedo estar equivocado, pero sólo digo lo que pienso. Con el justicialismo, me pregunto, qué cantidad de argentinos decidieron marcharse al extranjero porque no tenían posibilidades de una vida digna en su país. Son sólo reflexiones.

Anónimo dijo...

Perón fue el cáncer de Argentina.

Anónimo dijo...

No lo sé, pero mis padre y mis abuelos me dijero que Perón dio de comer a los pobres.

Centauro dijo...

Creo que el error es el hecho de caer en los absolutismos; Perón, Alfonsín, etcétera tuvieron cosas malas y cosas buenas. Si solo los tomamos como que fueron el "cáncer" de un país o los "salvadores" del mismo estamos decidiendo no ver un montón de cosas que complejizan la situación.
Nada es tan fácil en política como para lanzar etiquetas de tal magnitud con tanta rapidez.

Spooky dijo...

Bueno, en la democracia teórica (al menos) la discusión es la base. Pero en la teórica, no en la nuestra, que es tan a la chilena, tan farandulera, con opiniones vertidas en la tele para la oposición y desde ésta al oficialismo. Es más, es tan mala que ni siquiera la gente expresa su malestar en el voto, sino que lo hace con una bomba molotov en la mano, paralizando un sector productivo y dejando la escoba en la Alameda.

De todas maneras, somos lo más normalito en América Latina :)