domingo, abril 29, 2007

La ilusión de unanimidad del rebaño

En los patios de los colegios, en las calles, en los campos de juego deportivo, los niños y los jóvenes discuten y se pelean por cuestiones banales . ¿Qué es lo que puede lograr que se resuelvan aparentemente los conflictos?. Hay dos opciones, pensar con criterio y sentido común para encontrar la solución, lo más difícil, o caer en el facilismo del líder demagógico. Paul Watzalawick reflexiona afirmando que los demagogos se nutren de la voluntad de renunciar a la independencia, con el fin de lograr la armonía de un grupo. José María Romera explica con claridad que se puede dar el caso, incluso, de que una decisión considerada errónea por cada uno de los miembros de un grupo puede acabar siendo apoyada por todos ellos, por el mero deseo de complacer a los demás. El pensamiento grupal, la ilusión de unanimidad, pueden ser nefastos en cualquier grupo humano. El presidente venezolano, Hugo Chávez, dirige un mensaje más al corazón que a la razón, y promete resolver las necesidades energéticas de los países 'amigos' en la Cumbre de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), copiando con la última palabra la idea estadounidense de que hay varias américas y de que "América es para los americanos". Mientras, Perú rechaza los "insultos" del presidente de Venezuela, un país criticado por tener una
democracia personalista,
que para otros no es ni más ni menos que una dictadura encubierta. Es que ¿la izquierda puede llegar a ser fascista? se pregunta Alejandro Roxitchner. El mandatario boliviano, Evo Morales, anuncia que un octogenario y enfermo Fidel Castro volverá a ejercer el poder en Cuba, "con una gran movilización" el 1 de mayo, el Día de los Trabajadores. Simbolismo más, simbolismo menos, el culto a la personalidad, el deseo de complacer a los demás, dentro de una ilusión de unanimidad. Mientras, Latinoamérica da la espalda a sus aliados europeos naturales y suscribe acuerdo con países poderosos de civilizaciones lejanas. La adolescencia es proclive a las discusiones banales, al menos hasta que se alcance la madurez plena.

8 comentarios:

Diana L. Caffaratti dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Diana L. Caffaratti dijo...

Hace pocos días, en el programa de un periodista argentino se preguntaban si no era hora de que dejáramos de considerarnos un país adolescente y que conviniéramos la adultez.
Creo que sí. Que ya es hora de dejar la excusa y ponernos a actuar como corresponde... No sólo en mi Argentina, sino en toda Latinoamérica. Sacar de cada bolsa lo que conviene a todos los ciudadanos, dejando de lado los intereses partidarios o personalísimos.
De una vez por todas, debemos dejar de creer en los estados paternalistas a ultranza. La excesiva consecuencia con esos estilos, nos lleva a conceder el derecho a las dictaduras más o menos claras.
¡Basta de obsecuencia a la hora de votar!

ElPoeta dijo...

Pienso que se debe desconfiar de los mesías y salvadores de patrias, vengan de donde vengan. Un abrazo,
V.

Martín Bolívar dijo...

dina l. caffarati: lo que hace falta es responsabilidad democrática de los políticos y de los ciudadanos.
elpoeta: coincido totalmente.

Alicia dijo...

Muy buen escrito.

Y considero que Cuba ya podría ser un ejemplo de "fascismo de quierda".

La unanimidad supuesta en estas "alianzas" parece que no va a traernos más que problemas.

Saludos y gracias port tu visita.

Roberto del Campo Valdés dijo...

Hola Martin:

Una cosa es muy cierta, los paises son construidos por su gente y no por sus gobernantes.

Somos nosotros los llamados a construir un país mejor y no elegir el cómo ejercicio de delegar toda la responsabilidad en un gobernante que a veces ni siquiera nos preocupamos de elegir bien.

Un abrazo muy buen tema.

Daniel Inostroza dijo...

Martín:

Sorprende gratamente encontrar hermanos latinoamericanos preocupados por el tema de la responsabilidad democrática. Y es verdad, vivimos una adolescencia bastante traumática, y nuestros pueblos siguen pagando costos producto de su propia inmadurez social y política...

Sin embargo lo que más me sorprende, y que haríamos bien en destacar por todos los medios posibles, es esa tendencia de nuestros medios de comunicación y el periodismo en general, en forma conciente o inconciente, por preservar ese estado de inmadurez en nuestras sociedades, simpatizando con cada nuevo "demagogo" y presentándolo como opciones legítimas de conseguir y mantener el poder, toda vez que coincidan con los ideales sociales de sus respectivas ideologías...

Prensa comprometida... En Chile, donde supuestamente hemos resuelto muchos temas, esta tentación de los medios es una tendencia creciente... Imaginemos qué queda para otros paises con procesos sociales más accidentados que el nuestro... En mi país, con un grado de irresponsabilidad increíble, Chavez, Morales y Correa, son presentados por la prensa casi como héroes dignos de imitar. Sus discursos son difundidos ampliamente, sus comentarios, especialmente los "Anti-Bush"... Y eso, pese a que el lugar común de muchos años, dice que en nuestro país "los medios de comunicación están en manos de la derecha"... Hoy eso todos lo repiten, pero ya casi nadie lo cree...

(gracias por tu comentario...)

Martín Bolívar dijo...

alianza: coincido contigo.
roberto del campo valdés: es que los políticos elegidos son los que toman las decisiones de cada país.
daniel inostroza: la clase política, al igual que los medios informativos, han perdido credibilidad. Ni los políticos ni los medios informativos están con el ciudadano de a pie, más bien todo lo contrario, protegidos al calor del poder económico.