miércoles, marzo 05, 2008

La desunión latinoamericana

El gran negocio del narcotráfico empaña la credibilidad de los gobiernos de Ecuador, Colombia y Venezuela. Es evidente que el ataque militar de Colombia a la guerrilla terrorista de las Fuerzas Armadas de Liberación de Colombia (FARC) en territorio ecuatoriano ha supuesto una grave violación al derecho internacional, pero ha supuesto un duro golpe contra la insurrección terrorista y ha servido para conseguir datos que involucran a Ecuador y Venezuela con el grupo de asesinos terroristas. En el fondo, la crisis diplomática deja la impresión de que los estados latinoamericanos siguen jugando al gato y al ratón, al mismo tiempo que se refriega las manos Estados Unidos, país acusado como el amo imperialsta por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez. El imperio estadounidense, en este caso como en otros, no necesita hacer nada para mantener su poder, simplemente dejar que los enemigos se peleen entre sí, como la antigua fábula de "Divide y vencerás". Ya lo decía el Gaucho Martín Fierro: "Los hermanos sean unidos, ésa es la ley verdadera, porque si entre ellos pelean, los devoran los de afuera".

3 comentarios:

flor dijo...

No sabés lo que es el clima político en Argentina, amigo Martín.

Cristina K viajó a Venezuela y luego lo hará hacia Colombia, y estamos todos (o al menos todos los que nos interesa la política) preocupados por el estado de las cosas. Se pronostican enfrentamientos armados, se mandan tropas a las fronteras, se dice y desdice y uno termina por no entender nada.

Y mientras, así como si nada, EEUU interviene en políticas que NO SON de su injerencia y al objeta la condena a Colombia se termina haciendo lo que ellos dicen.

La verdad? Da fastidio.

Un abrazo

Dalva M. Ferreira dijo...

Bom dia, ou boa tarde para você que está do outro lado do Atlântico. É a pura verdade, Martín: seguimos como gato e rato, o gaucho tinha toda razão. Quando será que esta situação vai mudar? Nunca?

Wilhemina Queen dijo...

¿será que no aprendimos nada?
dicen que la historia se repite, en fin
a mi me da verguenza y tristeza todo lo que está pasando