miércoles, noviembre 05, 2008

El sueño latinoamericano


Barack Obama ya ocupa el codiciado sillón privilegiado de la Casa Blanca en Estados Unidos. Los medios informativos de América Latina acaparan la atención por el triunfo del primer presidente estadounidense negro. La euforia gana las calles. Anoche, un estadounidense propietario de una cafetería en Asturias me decía que se cambiará el nombre de Casa Blanca por el de La Cabaña del Tío Tom. Seguramente es un seguidor del rival de Obama, el republicano John McCain, al que los expertos atribuyen su derrota por el rechazo a la política de su compañero de partido, el presidente George Bush, y a la crisis económica. Los políticos prometen, venden ilusiones, sin saber si podrán cumplir todo lo que dicen que van a arreglar. Y lo que suele suceder es que se generan tantas expectativas que, a la hora de la verdad, lo más probable es que choquen contra la cruda realidad. El sueño latinoamericano se teje en las telarañas de la ilusión. Obama es la esperanza para los latinoamericanos desde la Cuba tropical hasta la gélida Tierra del Fuego, la capital más austral del mundo. A las palabras de buenas intenciones de Obama se opondrán, como un muro de contención de hormigón armado, los infames intereses mafiosos de los fabricantes y traficantes de armas, el narcotráfico próximo de México (¿coincidencia?: muere el ministo del Interior de México en accidente aéreo) y de Colombia, así como los intereses económicos de los productores y exportadores de petróleo, entre ellos Venezuela. La vida es sueño y los sueños, sueños son, decía Pedro Calderón de la Barca. Adiós Mr. Bush es la despedida que propone [La Otra Agenda].

1 comentario:

Félix Soria dijo...

Conviene conocer quiénes son las entidades que más dinero han aportado a la campaña de Obama:
http://www.opensecrets.org/pres08/contrib.php?cycle=2008&cid=N00009638
Saludos.