domingo, diciembre 14, 2008

Con la conciencia intranquila a causa de la agonía universal

Los millones de inmigrantes que llegan a Europa y Estados Unidos constituyen la mejor prueba del
fracaso
de las políticas económicas de las frágiles democracias y dictaduras de los países débiles, que dependen de la exportación de materias primas, de por sí inestables (se ha visto la estrepitosa caída del precio del petróleo en los últimos meses de casi un 30%), como la soja y otros cereales. A nadie se le ocurre tildar de bananero a algún país europeo. Ecuador se niega a pagar una parte de su deuda, Argentina tiene que pagar lo que debe con los fondos privados de las pensiones, como ya lo hizo en los años sesenta y setenta. Por aire, mar y tierra escapan las bocas que buscan alimento como las aves migratorias. En definitiva, los inmigrantes son la conciencia que reconoce los errores. No podemos vivir con la conciencia tranquila en esta agonía universal.

6 comentarios:

Mr. TAS dijo...

siempre se busca un chivo expiatoririo para acusar.... y fíjate por donde ha venido la crisis mundial... por los honorables hombres de negocios. los que van dande recomendaciones al resto.

migramundo dijo...

Ahora que lo mencionas, creo que algún país europeo es más bananero que algunos calificados de tales en América Latina. Se nota que el concepto se ha inventado aquí. Coincido en tus apreciaciones, que suscribo. Saludos. Gracias por tus visitas y comentarios.

darkmanburt dijo...

Los uncos que nos meten en crisis son los que tienen dinero, que quieren ganar más y aprovechan para quitarse lastre con despidos a trabajadores y sanear sus plantillas y asi sus gastos.
Son verdaderas aves de rapiña que mueven la economia a su antojo, malditos sean siempre.

Saludos.

la-de-marbella dijo...

La crisis del sistema actual creará nuevos monstruos economicos. Ya lo esta haciendo. Las jornadas laborales se alargan y alargan sin retribución, como estamos en crisis......, eso es solo el principio.

Natalia Alabel dijo...

La realidad es que hay que aprender a hablar chino, indio y portugués. Es lo que se viene.

Itsaso dijo...

Es lo que tiene entre otras la mala gestión de los servicios y economias de los gobernantes que piensan en rellenarse los bolsillos.