sábado, diciembre 15, 2007

Bolivia se ha perdido en el tiempo

Bolivia es un país poco conocido, a pesar de su riqueza multicultural, natural y arqueológica, con sus tradiciones del Tiwanako y de los reinos aymarás. Su presidente actual, el indígena Evo Morales, le ha aumentado trascendencia en el mundo, a pesar de los obstáculos con los que se enfrenta su gobierno, al borde del estado de sitio. Un turismo tímido y un buen número de medios informativos que informan sobre la actualidad boliviana, al que se suma una página web de periodismo ciudadano contra la crispación política y una bitácora de bolivianos, como para no perderse en el tiempo.

5 comentarios:

Lina dijo...

Gracias por visitar mi blog. Aquí me tienes devolviéndote la visita...
Bolivia, gran pais, no comparto la opinión de que es poco conocido, creo que su actual presidente le está dando un gran impulso...
Vendré a verte a menudo. Saludos.

Lully dijo...

Desde mi blog: Reflexiones al desnudo

Lo que dices es muy cierto. Esa ha sido mi percepción, poco se ha sabido de ese país vecino. Gracias por los enlaces y por recordarnos que Bolivia está ahí.

Te dejo afectos desde mi alma!

Dalva M. Ferreira dijo...

Evo Morales... ojala no suceda lo que sucedió a Ernesto Che Guevara, asesinado en Bolivia por desear una vida mejor a los americanos. Siento mucho temor por su vida, ya que las fuerzas ocultas que matan a los heroes y los idealistas continuan fuertes y actuantes. Un presidente indígena! Eso es mucho para tragar...

Franziska dijo...

Gobernar un país es muy complicado y más cuando se trata de remediar las injusticias que lleva el pueblo sufriendo durante tantos años. Merece el respeto de todos siquiera por atreverse a intentarlo y Dios quiera que lo consiga.

Marta Uma Blanco dijo...

Hace tres años pasé unos de los mejores viajes de mi vida por la geografía boliviana, tan llena de contrastes. El país, y su noble gente, me enamoraron hasta la médula y siempre sueño con regresar algún día. Un país tan hermoso,tan lleno de recursos y tan vendido con su gente injustamente oprimida bajo el yugo de la necesidad.