lunes, diciembre 03, 2007

Un paraíso lejano y desconocido

El paraíso puede estar en los lugares más desconocidos del mundo. Es el caso de Honduras, nombre que se atribuye a Cristóbal Colón en relación a las profundidades que hicieron peligrar su flota. El país de 7,1 millones de habitantes tiene 112.492 kilómetros de extensión, plagados de referencias a antiquísimas culturas como la de los mayas, entre otras. Tegucigalpa, su capital, es un nombre que proviene del nombre de un pájaro o de un baile de los indios mexicanos, según los estudiosos del país centroamericano. En su territorio, la isla de Roatán
es el lugar ideal para ir de luna de miel,
con la buena atención de un hotel con piscina, vista al mar y la posibilidad de explorar las profundidas marinas colmadas de corales. Los hondureños están orgullosos de su país y de la belleza de sus mujeres, como la actriz América Georgina Ferrera que triunfa en Estados Unidos. Del origen agrícola de sus culturas antiguas transita el país hacia la modernidad de un banco de semillas, entre el buen clima y un paisaje digno de ver, en un país que va como una moto, atendiendo al interés de su presidente.

P.D.: Tengo que confesar que este post atiende a una sugerencia de la prometedora periodista June Fernández.

2 comentarios:

LUIS AMÉZAGA dijo...

Tengo noticias desde Honduras que no son tan idílicas con Mel y sus motos.

June Fernández dijo...

Gracias por tenerla en cuenta. Vaya, una maravilla Honduras. A eso me refería, me da pena que de un continente tan rico y diverso sólo nos interesemos por el referendum de Chávez.