lunes, diciembre 10, 2007

'Todo el poder' de la varita mágica del hada madrina Cristina Kirchner para sacar del pozo a los argentinos


La brecha entre ricos y pobres, los sueldos de miseria de los jubilados (80 euros mensuales), corrupción, inflación contenida artificialmente con datos oficiales falsos y escaso apoyo a la cultura. La lista pertenece al 'testamento' que recibe la presidenta argentina, Cristina Kirchner, de la herencia de su marido Néstor, a pesar de las bonanzas de la macroeconomía con un crecimiento del 9% anual en los últimos cuatro años, que no llega a percibir la mayor parte de los ciudadanos. La flamante mandataria (la caricatura es de Sciamarella publicada en El País)
promete continuidad,
en el Día de los Derechos Humanos, en que no aparecen la dignidad y justicia social de la conmemoración. Todo el poder a Cristina con su varita de hada madrina, proclama su esposo, tapando los claroscuros del gobierno saliente, como la precariedad laboral. Cristina Kirchner afronta la escasez energética y, como medida populista, el control de los precios en época navideña. El nuevo gabinete presidencial incorpora a Martín Losteau, el ministro número 53 en 50 años,
(una media de más de un funcionario por año)
a causa de las crisis cíclicas, las pujas de poder y la inestabilidad económica. Argentina busca su expansión al exterior, a pesar del estancamiento de Mercosur que no ha logrado acuerdos con países fuera de Suramérica, pero con el beneplácito del Banco del Sur, aunque Colombia y Chile lo perciben como un banco de pruebas y una nueva aventura del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, para su lucimiento personal. El nuevo banco nace para contrarrestar las operaciones del Fondo Monetario Internacional, con la contradicción de que la nueva presidenta argentina se reúne, en uno de sus primeros actos políticos, con el presidente de la entidad bancaria, Dominique Strauss-Kahn. La esperanza de los argentinos que votaron a Cristina Kirchner se basa en los poderes de su varita mágica de hada madrina, como la Evita de los descamisados de los años cincuenta del siglo pasado.

9 comentarios:

Tesa dijo...

Leí hace poco que el repunte de la economía argentina se está basando casi exclusivamente en las plantaciones de soja, pero se hace sin previsión de que los mercados bajen la demanda, a lo loco. Y si la soja pasa de moda, la caida va a ser de cuidado.

Parece mentira que un país como argentina la gente pase miseria y hambre, tal vez por eso ya solo creen en los milagros, en los cuentos de hadas.

Esperemos un final feliz.

Besos.

Zombie proletario dijo...

Como todos los populistas que asolan latinoámerica, su apoyo se basa en el concenso tácito que implican las concesiones que permiten los precios internacionales de las materias primas. Es sumamente artificial.
Saludos y gracias por ru visita, nos leemos

Daniel Mercado dijo...

¿Otro líder populista más?, no tengo la información suficiente para responder esta pregunta. Me gustaría pensar que no, que ese lindo país vuestro encuentra una Evita nueva y menos efectista y sí más efectiva. Me gustaria, pero tengo mis dudas que sea así.

entrenomadas dijo...

El populismo me asusta y me parece humillante.
Hoy es el día de los comentarios en la blogosfera.
Aquí te dejo el mío.

Besos,

Waiting for Godot dijo...

Suerte a Argentina, aunque a mí esa mujer me huele muy mal. Besos.

ava gardner dijo...

sí, el populismo se basa en ese apego irracional al líder.
y bueno... keep walking, no?

beso!

Rimel Azul dijo...

Mejor ver que pasa, algunos en mi pais ya estamos hartos de los lideres de plastico que luego terminan en escandalo. Ruego que esta vez sea distinto...aunque muchas expectativas no hayyyyyyyyyyyy....

Luz Estevez dijo...

Juro que se me puso la piel de gallina al leer este articulo...
Hace mucho que no pasaba por aca, espero que andes bien y mucha gracias por tu visita.
Ahora me voy a poner al dia un rato.
Un beso

victor Rocco dijo...

gracias por tu apoyo, seguire escribiendo para todos mis lectores que espero que cada dia sean miles y miles, los necesito a cada uno de ustedes, muchas gracias.