viernes, enero 04, 2008

La magia salvaje de la Patagonia


Territorio de aventureros y navegantes, la Patagonia sigue siendo tierra imponente e indómita con sus montañas, mesetas y el mar. Se merece un post inmenso por ser la profundidad remota del fin del mundo, salvaje, con la naturaleza inalterada por la huella débil de los humanos, a pesar de los intentos de expolio y saqueo. La transnacional española Endesa está detrás de un proyecto de construcción de cinco centrales hidráulicas, frente a la última protesta de los indios tehuelches. Al inmenso territorio no le falta riqueza, con sus yacimientos exuberantes de carbón, gas y petróleo. Las luchas obreras, a causa de las injusticias laborales a principios del siglo XX han quedado reflejadas en la película 'La Patagonia Rebelde'. Una leyenda silenciosa envuelve en el tiempo la llegada de galeses, a finales del siglo XVIII, y revive ahora con el hallazgo de restos del barco que trajo en 1850 a uno de los primeros contingentes de pobladores extranjeros al
territorio vacío
del sur americano. La Patagonia tiene infinidad de recorridos para aventureros, a través de la mágica Ruta 40, navegando plácidamente en cruceros, o en bicicleta, como lo hace el asturiano Xuan de Isla y lo cuenta en su web. El navegante Fernando de Magallanes, dicen, se inspiró en el gigante Patagón, personaje de la novela de caballería Primaleón, para nombrar a los pobladores que encontró a su llegada a las lejanas costas australes. El autor asturiano, Reguera Bernaldo, narra- en su libro 'Leyendas', el relato 'Onas y fuegos' - que los indios onas guiaron las naves de Magallanes con antorchas, en el año 1520, hacia el lugar que fue bautizado como Tierra del Fuego, la ciudad más austral del mundo, cuya capital es Ushuaia. La inquieta pluma del autor transcribe esta historia analizando el mestizaje como elemento enriquecedor en el terreno no sólo de los usos y costumbres, sino también si se quiere, en el ámbito del pensamiento. Pero el fin del mundo está en el Cabo de Hornos, y los piratas que lo superaban lucían orgullosos
el tradicional pendiente en forma de aro en la oreja.
Durante el apogeo de las grandes aventuras por mar, en los siglos XVIII y XIX, los navegantes, animados por el comercio con los países exóticos y remotos, alcanzaron casi todos los lugares del mundo en sus embarcaciones de vela. Muchos de estos viajes entrañaban serias dificultades, en especial las rutas que pasaban por el Cabo de Hornos, conocido en aquella época como el cabo de las Tormentas, que está situado en el extremo meridional de América del Sur, en la isla de Hornos. Drake, en 1 578, fue el primero en doblarlo. Escollos, bajíos, vientos huracanados, lluvias y nieve durante casi todo el año, y una espesa bruma cuando las tempestades calmaban, convertían a aquel cabo en un lugar impracticable, incluso para los más experimentados navegantes. Los naufragios estaban a la orden del día. Por ello, se convirtió en
signo de suerte y pericia
entre la marinería haber logrado cruzar con vida aquel infierno. Orgullosos de ello, y para que la hazaña quedara reflejada de por vida, los marineros, comerciantes, piratas y corsarios se colgaban en una de las orejas un pendiente en forma de aro. A este distintivo se podían unir otros dos, que simbolizaban el paso por el Cabo de Buena Esperanza, al sur de Africa, y el de York, en Oceanía. La costumbre, que se extendió con rapidez como símbolo de valor y temeridad, fue también adoptada por los piratas que asolaron las costas del Caribe durante el siglo pasado. Es la magia interminable y salvaje de la Patagonia.

13 comentarios:

K-ti-K dijo...

al parecer no habran espacios en blanco ni letras capaces de poder transcribir todo eso que se conoce, y se siente de un lugar tan magico y tan en peligro como éste!
Pero con esta reseña para los que no conocemos nos queda muy claro que es imposible describir lo majestuoso de la magia del lugar en un post!
Y a la vez gracias por ahcer publico todo el peligro latente del lugar, que realmente poco se habla del tema!
Un abrazo Martin!

david santos dijo...

Hola.

Yo vengo desearte un Feliz Año Nuevo!!

Desesperada dijo...

la patagonia es uno de los lugares que más me apetece recorrer del planeta. mi novio estuvo hace unos años y alucinó. y ayer escuché la entrevista a un tipo que se la ha recorrido en bici! la patagonia me circunda! jejeje

Julio Torres dijo...

Feliz ano Martín. Felicidades polo teu blog. Lémonos

Carpe Diem

Julio Torres

Meli dijo...

Hola! sólo pasaba a saludarte, que sigas rabajando duro y coseches buenos frutos este año nuevo!!

Stalmat dijo...

Me pongo mi abrigo y voy contigo.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Has conseguido por unos momentos que abandone la pantalla para plantarme en la Patagonia. Pero, ya vuelve a sonar el teléfono :(

Makiavelo dijo...

Martín, después de leer tu post se me ponen largos los dientes, me gustaría visitar esa zona, y creo que tendré que ahorrrar algo para hacer el viaje.

Espero que los Reyes se hayan portado bien.

Saludos y venturoso año.

Waiting for Godot dijo...

Me gustaría ir algún día. Besos.

ava gardner dijo...

hacemos turismo visitando tu blog. me gusta pasar por aquí.
besos!

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Nuestra arrasada Patagonia.
No creo queden tierras sin vender.

Venderán nuestras aguas, nuestro hielos...como han vendido las Cordillera.

Venderán la cuenca del Plata.
Todo gobierno tiene un precio.
__________________

Gracias por tus palabras tan lindas!!! :)
Un beso porteño.

fernando dijo...

me gustaría visitar esta zona. Espero que sea pronto y el cambio climático no le afecte demasiado.

un abrazo.

Dinorider d'Andoandor dijo...

la patagonia sigue siendo un lugar que da que hablar, año tras año se hacen hallaazgos interesantes del pasado por ahí, está en tre los sitisos más importantes del globo.

espero haya más respeto también por los indígenas, es su tierra, el resto llegó después a usurpar