miércoles, septiembre 09, 2009

El hambre, tragedia con raíces históricas en Guatemala

El hambre en Guatemala alcanza límites ya peligrosos y se convierte en una tragedia con raíces históricas a causa de las grandes desigualdades. La desnutrición ha causado la muerte de 17 niños. El presidente guatemalteco, Álvaro Colom, le echa la culpa a factores externos, cosa habitual en los mandatarios latinoamericanos, achacando la desgracia al cambio climático que ha provocado una gran sequía y a la crisis económica internacional. Ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio, como decía la Biblia. Los antiguos griegos ya hablaban de la purificación de las pasiones o los sentimientos por la contemplación de las obras de arte, especialmente la que causa en el espectador la puesta en escena de una tragedia, es lo que dieron en llamar catarsis. Es igual que el morbo de los telediarios o de los programas de televisión que captan grandes audiencias. La pretensión del presidente guatemalteco puede que no sea otra que conseguir ayuda internacional para salir del paso, pero tendría que pensar en el futuro cómo evitar que tanta gente se muera de hambre en el año 2009, en pleno siglo XXI.

2 comentarios:

Dragonfly dijo...

Estaba escuchando esta información en las noticias de la mañana y parece mentira que algunos países se gastan millones y millones en armas, haya niños y muchas personas en el mundo que mueren de hambre....

Esto duele.

:(

Martin Bolivar dijo...

Dragonfly: estaba pensando lo mismo. Venezuela y Brasil, al menos, se han gastado una millonada en la compra de armamento.