sábado, abril 29, 2006

Una bolsa llena de gatos

En una bolsa llena de gatos abundan los chillidos, las agresiones mutuas y, al final, todos terminan malheridos entre cuchilladas, codazos y zancadillas. Hace muchos años, un diputado argentino de la oposición (Unión Cívica Radical) criticó al Partido Peronista-Justicialista en el Gobierno central afirmando que la agrupación política era una bolsa llena de gatos. La frase fue titular de los periódicos del día. Hoy por hoy, parece que Latinoamérica es una bolsa llena de gatos. Desciende estrepitosamente la popularidad del presidente boliviano Evo Morales, que suscribe alianzas con Venezuela y Cuba y se integra en la Alternativa Bolivariana para las Américas. La prensa peruana, a su vez, arremete contra el presidente venezolano, Hugo Chávez, por su amenaza de retirar a su embajador si Alan García sale elegido presidente del Perú. Hay muchos gatos arañando en la oscuridad de una bolsa que, en su conjunto, no termina de componerse.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Todavía no se entiende en aquellas latitudes que la unión hace la fuerza.

Mauricio Miranda dijo...

Tienes toda la razón todo el mundo anda como en una bolsa de gatos, peleando y discutiendo por pequeñeces, en ves de preocuparse de verdad por la gente y hacer de este mundo un lugar mejor.

Gracias por tu comentario, te sigo leyendo.

mauro!

cris dijo...

es muy interesante tu blog, ya es tarde pero volveré. Respecto al post pienso como el anónimo que si no nos unimos, no pasa nada, pero es una utopía para algunos, ojalá se hiciera realidad.

Martin Bolivar dijo...

Mauricio Miranada: tienes razón al opinar que los gobernantes de tierras latinoamericanas deberían resolver los grandes problemas y dejarse de las tonterías pequeñas y sin importancia.