martes, octubre 10, 2006

La fantasía de un escritor argentino no supera a la realidad de un libro sobre Fidel Castro del periodista Ignacio Ramonet

La fantasía del escritor argentino Jorge Bucay, en la novela que acaba de recibir el premio Ciudad de Torrevieja, en España, quizá sea un sueño. Que un dictador convoque elecciones democráticas. Más, si esto pueda ocurrir en un país latinoamericano. Una historia diferente es la que cuenta el periodista Ignacio Ramonet en su libro Cien horas con Fidel. El propio autor asegura que algunos "sabandijas" han comentado que la entrevista publicada "es complaciente". Es que a Fidel Castro no se le he pasado por la cabeza, en ningún momento, convocar elecciones, eso sí, democráticas. La realidad, contada por Ignacio Ramonet, no llega a superar a la fantasía de Bucay porque toda regla tiene su excepción. En Bolivia, un homenaje al Che Guevara pasa desapercibido en todo el mundo. Así las cosas, los españoles que sí viven en una democracia valoran más a los inmigrantes latinoamericanos, muchos de los cuales han tenido que escapar de sus países de origen con democracias sin consolidar todavía.

11 comentarios:

Nacho dijo...

La realidad en muchos casos supera a la ficción...

LUIS AMÉZAGA dijo...

Y yo que pensaba que cuando Fidel ganaba las elecciones por el 99% de los votos, eso era la perfecta democracia;) El problema de las democracias no es contestar o votar, sino quiénes y de qué forma hacen las preguntas.

Beatrix dijo...

Me gusta el blog porque tiende al genero periodistico, y pues bueno, yo estudiare comunicacion y espero ser una gran reportera y persona.Por ahora solo estoy practicantdo un poco. En fin espero admitas a una pupila entre tus filas...

kotto dijo...

existen "tantos" puntos de viste frente a una misma palabra "democracia"

un abrazo

Negrosuperstar dijo...

El viejo dilema de la democracia vista desde una óptica capitalista. Me parece que cada país debe forjar su propio destino. Lo que para algunos puede ser "democracia" para otros sería una "dictadura" y viceversa. Más allá del "bien y el mal", citando el gran libro de Nietzsche, el texto de Ramonet es muy interesante. Salud!
NS

byrongio dijo...

pues así estamos¡ qué más podemos decir?

dull dijo...

Hola , desgraciadamente no tengo muchos informes sobre latinos en canada (recuerdas que de esto hablabamos la otra vez?), tenia la esperanza de que tuvieras alguna informacion sobre el tema, si encuentro algo te lo paso.

un saludo de los grandes

Estido dijo...

Pues en mí país, un dictador candidateó y ganó elecciones democráticas. Claro que como no obtuvo la mayoría absoluta, tuvo que recurrir a un pacto con otro partido político: el MIR. El Movimiento de la Izquierda Revolucionaria, fundado por "idealistas", liderizado por Jaime Paz, cuyo hermano murió asesinado en el gobierno dictatorial de Bánzer, decidió, como explicó su líder para justificarse, "cruzar ríos de sangre" por el bienestar de la democracia boiliviana, y apoyó la elección del ex dictador. Así, amnésica, interesada, hipócrita, es nuestra "democracia".

Desde hace años, en lugar de "democracia", aquí se emplea otro termino para el sistema político, mucho más coherente con la realidad: PARTIDOCRACIA

El Navegante dijo...

Hola Martín: me parece bárbaro, que puedas catalogar de soñador a quien ha pretenido ensoñarnos en la tele durnate dos años a sus cmpatriotas.
Luego se ha metido en un baile de plagio,que no se muy bien cómo terminó.
Y en fin, si bien es muy encomiable,parece mentira que en la Madre Patria, se tenga más dignidad que en la propia tierra , que alguna vez fue avasallada.
Peo bueno, dejas un respiro hacia la esperanza que al emnos no tenmos que ir a vivir a una isla solitaria ya.
Un fuerte abrazo.

MALiZiA dijo...

hola, gracias por pasar por mi blog. en cuanto al post, evidentemente hay tantas realidades como pensamientos, y sobretodo en América Latina, como dijo elprimero, la realidad supera a la ficción.
un saludo

LaIsla dijo...

Hola,
Pues si, casi siempre la realidad supera cualquier ficción...y en política, lamentablemente, siempre es así, aunque a veces no sepamos ni la mitad de lo que realmente pasa por el mundo!
Saludos