sábado, octubre 13, 2007

Luces y sombras

El color a ritmo de salsa de los latinoamericanos brilló con sus mejores galas por las calles de Madrid, mientras una docena de países de la región reunen a ex presidentes, empresarios, políticos y sindicalistas para encontrar fórmulas a la cohesión social que termine con las desigualdades en el subcontinente. Los críticos radicales siguen recordando las tropelías de Pizarro y las nuevas aventuras de las transnacionales como Telefónica o el Grupo Prisa. Latinoamérica no ha podido, hasta el momento, librarse de sus ataduras que le impiden empezar a caminar.

4 comentarios:

ACENTUANDO dijo...

Hablas de Latinoamérica con una pasión que pocas veces he leído en nuestra gente. Me gusta eso de ti y en nombre de todos: MUCHAS GRACIAS.
Gracias por visitarme y espero que tus visitas se vuelan ya rutina...te espero con cafecito y chapurradas (Galletas típicas de Guatemala).
Abrazos y nos seguimos visitando

Eifonso Lagares dijo...

Latinoamérica tiene que empezar a exigir el puesto que se merece en el mundo.
Saludos

K-ti-K dijo...

si tienes mucha razon hay algo invisible (o no tanto) que nos mantiene aqui, atados (y no es la gravedad)... pero con el resurgir de nuevas ideas politicas (y no tan nuevas), y con el despertar de millones de conciencias quiza el resultados de estos arduos trabajos se empiece a ver pronto en la sociedad.
Sigamos pa'lante!

Martín Bolívar dijo...

acentuando: tené preparado el cafecito y las chapurradas listas en cualquier momento. Gracias.
eifonso lagares: es la asignatura pendiente, que Latinoamérica logre ocupar el lugar que le corresponde en el mundo.
k=ti=k: sigamos adelante intentando despertar conciencias.