domingo, junio 03, 2007

La fuerza del vino

Del vino viene la vida, dice una canción y durante la dictadura militar del general Jorge Rafael Videla en Argentina se promocionaba el vino como la bebida de los pueblos fuertes. Lo cierto es que, hoy por hoy, el vino argentino gana mercados mundiales y los caldos chilenos se consolidan en las exportaciones. Desde Bolivia se promociona el vino de altura de la región de Tarija. El Papa Benedicto XVI tuvo a su disposición vinos del Mercado Común Suramericano (Mercosur) en el hotel donde se alojó en su visita a Brasil. Eso sí, desde fuera no dan puntada sin hilo y una empresa española instala una planta de tapones de corcho en Argentina. Las penas son de nosotros, las vaquitas son ajenas, que cantaba Atahualpa Yupanki.

4 comentarios:

Blue woman dijo...

Hola! El vino a mí no me gusta pero,interesante escrito.

Besos.

Ferípula dijo...

Y yo que junto corchos!!!!
Se los pido al restaurant de la esquina de mi casa... para la escuela.


AY! Quién hace los negocios en nuestra Argentina?????
Cualquier similitud con las Catarastas... es mera coincidencia!!!!! y con el cobre... y con las carnes... y con las manzacas... y con... y con... íconos?????

Un abrazo argentino, luego de los comisios del día.

Martín Bolívar dijo...

blue woman: no sabes lo que te pierdes. A mí me pasaba lo mismo hasta que me enseñaron lo básico para disfrutar de esta bebida de la que se ha comprobado que un vaso de vino tinto en cada comida es bueno contra el colesterol malo. Un cordial saludo.
ferípula: nos siguen robando todo, pero de éso tienen la culpa los que gobiernan que permiten que se expolie el país.

dull dijo...

prefiero el blanco por sabor, pero al igual que tu, tomo el tinto por razones saludables (que buen pretexto).

A los mexicanos los chinos nos estan pirateando el tequila y el mezcal, aparte del chile mexicano y la guadalupana.

A tu salud!