lunes, enero 29, 2007

La lucha entre radicales y conservadores

Latinoamérica está dividida entre radicales y conservadores. El Foro Económico de Davos dio pistas sobre las discrepancias entre México, al norte, y Brasil al sur. El escritor chileno Jorge Edwards, premio Cervantes 1999 otorgado en España, critica el sarampión del populismo. Edwards sugiere para América Latina gobiernos moderados y políticas económicas razonables. Desde Cuba se reprocha la ofensiva de la derecha. La violencia sigue siendo, de todas formas, el resultado de las desigualdades extremas.

6 comentarios:

LUIS AMÉZAGA dijo...

Desde Cuba, todo es derecha.

La pobreza no es la causa de la violencia ni del terrorismo. Es el odio.

la-de-marbella dijo...

Estoy de acuerdo con la entrada anterior. Pobreza no es igual a terrorismo ni violencia. Quizas si a desolación, impotencia, rabia.

El populismo en politica es pan de hoy para hambre de mañana.

Saludos

Daniel de Witt dijo...

La violencia y la delincuencia en general son producto de la injusticia social, no de la pobreza.
El terrorismo es producto de la CIA, en el 99 % de los casos. ¿O quien creó a Bin Laden, por citar un ejemplo?
Con respecto a Edwards, él es en realidad un fiel exponente del sarampión reaccionario que se opone a los cambios.
Un abrazo.

Ferípula dijo...

Hola Martín...vengo de lo de Daniel (arriba). Y te veo en sus links!!! De Caballito????
Estás acá? Yo te hacía por "allá" !!!

Me explicás :)
Y si querés te tomás un cafecito en el último post. Huele rico!

byrongio dijo...

Y eso que juaraba que en Colombia seguian luchando liberales contra conservadores, notese el sarcasmo en el asunto por cierto.

Saludos Martin

Martin Bolivar dijo...

Lo que quiero decir es que las diferencias producen violencia. Los expertos consideran que las diferencias son las primeras causas de la guerra. Fueron los movimientos guerrilleros armados en Latinoamérica los que respondieron a las diferencias, aunque ahora los alzamientos han llegado a un estado de agotamiento. No creo en la violencia y la rechazo.