miércoles, noviembre 07, 2007

La guerra total que no imaginó García Márquez

Los colombianos sufren la guerra total desde hace 43 años. La confrontación bélica no tiene precedentes a causa del enfrentamiento de la guerrilla izquierdista contra los paramilitares de la extrema derecha que, a su vez, luchan contra el Ejército, aparte de la presencia de grupos irregulares relacionados con el narcotráfico. Miles de colombianos huyen, amenazados de muerte, y desbordan el aeropuerto de Barajas, en España, solicitando asilo político. Un total de 1.700 lo han solicitado en 2007 y se mantienen a la espera otros 150. Si resulta duro tener que escapar de tu país, peor si unos
energúmenos
te agreden, como acaba de ocurrir en Madrid . Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) juegan como el gato miserable contra la debilidad del ratón, divulgando la noticia de que la ciudadana franco-colombiana IngridBetancourt, a la que mantienen como rehén, está viva. En Dinamarca, los pinchadiscos (disc-jockeys) pasan canciones de un CD de las FARC y se venden camisetas alusivas. La justicia colombiana investiga la presunta implicación de militares y policías con los paramilitares. Se extiende su influencia, relacionada con el narcotráfico, en otros países de la región. Esta guerra total no se la imaginó ni siquiera el escritor Gabriel García Márquez. Colombia forma parte de América Latina y pertenece a ese grupo lamentable de países que encabezan el
triste ranking
de los que tienen las más grandes desigualdades del planeta, donde el 40% de la población malvive con menos de un euro (70 céntimos de euro) al día. El hambre mata como la guerra.

6 comentarios:

cacho de pan dijo...

paso por aquí para ver quién eres y me encuentro con este post terrible y verdadero.
un abrazo

LUIS AMÉZAGA dijo...

Mata igual, pero más despacio, para gustarse en la agonía.

entrenomadas dijo...

Mi vecina es colombiana. Solemos pasar ratos y ratos hablando y sé la herida tan profunda que el país sufre.
Mi vecina, además es mi amiga.
Le pasaré el post imprimido, luego intentaremos sobreponernos.

Un abrazo

Waiting for Godot dijo...

Es así, el hambre mata como la guerra, y por eso se mata por hambre. Muchos besos.

Joaquina dijo...

Ciertamente el drama de Colombia dura ya muchos años, mientras la población continúa sufriendo los desalojos y el desamparo, muchos de sus jóvenes se ven obligados a dejar su país para buscar algún horizonte medianamente digno en Europa. Dado que su país sufre una guerra civil cruenta, deben ser admitidos como refugiados políticos.
Dejo el enlace de un recurso periódico (semanal) gratuito elaborado por la Escola de Cultura de Paz de la Universitat Autònoma de Barcelona. En la página principal de la Escola se pueden consultar regularmente. Éste es de la última semana de octubre: http://www.pangea.org/unescopau/img/programas/colombia/semanal/07semana151e.pdf

Gonzalo Del Rosario dijo...

Tienes razón, a veces pienso ¿qué pasa en este mundo de mierda? Algo debo de hacer.