lunes, noviembre 12, 2007

Pero, ¿dónde están los pobres?

No cabe duda de que la Cumbre Iberoamericana ha reflejado que América Latina sigue siendo un jardín de infancia. Los intercambios verbales, lamentablemente, fueron noticia en la clausura del desencuentro internacional. El niñito José María Aznar, ex presidente del Gobierno español es acusado de haber sido el autor intelectual, junto con las transnacionales españolas, del intento de golpe de Estado contra el niñito Hugo Chávez en 2002. Pasaron cinco años y el presidente de Venezuela, apoyado por los mandatarios de Nicaragua y Cuba no tiene otra cosa más importante que comentar que un incidente pasado y pisado. Chávez hace lo que le viene en gana, y aterriza con su avión en Bolivia sin haber solicitado permiso.
No es bueno mirar por el retrovisor
del coche cuando hay tantos millones de bocas que claman por un mendrugo de pan. Cortina de humo, distracción y golpe de efecto como lo hacían Perón o Fidel Castro, por sólo poner un par de ejemplos. De los 205 millones de pobres latinoamericanos prácticamente no se publicó ni una sola línea en los periódicos. Pero, ¿dónde están los pobres?, pues muriéndose de hambre y sin que nadie se acuerde de ellos. Hugo Chávez quiere ser el Rey del mambo de América Latina y tiene intenciones de quitarse de encima a la transnacional española Repsol para tener hegemonía con la petrolera nacional venezolana. El Rey de España pide callar a Chávez, y el maleducado presidente venezolano dice que nadie le calla. Cortina de humo, distracción, ante la controvertida reforma constitucional que divide a Venezuela. Chávez quiere ser presidente hasta que se muera, pero mucho antes, van a morir muchos pobres y las multinacionales españoles van a embolsar fortunas millonarias porque no hay mandatarios capaces de controlarlas.

3 comentarios:

LUIS AMÉZAGA dijo...

Desvía la atención. No quiere muchos ojos mirando al 2 de Diciembre.

fernando dijo...

Chávez quedó como un patán. NO se puede decir más tontería en menos tiempo. Por eso, el REy de España le mando callar ya que no se puede aguantar más al dictador que dejara Venezuela rota y sin libertad.

un abrazo.

Gaiar dijo...

Asi son las cosas, vamos a ver que pasa en Venezuela y en el resto del continente, porque por lo que veo el futuro no parece ser nada halagüeño...