sábado, noviembre 10, 2007

Más desunidos, imposible

La imagen de Latinoamérica vuelve a estar por los suelos con las peleas de patio de colegio durante la celebración de Cumbre Iberoamericana en Santiago de Chile. Uruguay cierra las fronteras con su vecina Argentina, cuando comienza a funcionar una fábrica de celulosa en territorio uruguayo que levanta ampollas en la otra orilla del río. Evo Morales, presidente de Bolivia, planta a su homóloga chilena, Michelle Bachellet, en la cena organizada por la anfitriona. Morales
prefirió jugar un partido de fútbol.
Hay que recordar que Bolivia pretende la devolución de la salida al mar que perdió en una lejana guerra con Chile. Perú tiene roces diplomáticos también por cuestiones de límites fronterizos en el mar con el país anfitrión. Por otro lado, los presidentes de Argentina, Néstor Kirchner, y de Venezuela, Hugo Chávez, sacan pecho y arrementen con sus críticas contra los empresarios españoles. Sin embargo, España perdonará la deuda externa contraída hasta el año 2003 por los países más pobres de la región, y propone un Fondo de Cohesión similar al europeo para los nuevos socios a la UE. Una cumbre paralela, integrada por organizaciones sociales, culturales, indígenas y movimientos de izquierdas rechaza el modelo económico liberal impuesto en los países latinoamericanos exigiendo la autodeterminación y la reforma agraria, entre otras demandas. El ministro de defensa peruano, Allan Wagner, reafirma que el mejor aliado de su país es China y se habla incluso de relaciones militares. Corre el rumor de que el comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Raúl Reyes, está en territorio chileno y los representantes de ambos países niegan la versión, aunque con dudosas afirmaciones. El presidente portugués, Aníbal Cavaco Silva, opina que las relaciones de la región con Europa son insuficientemente aprovechadas, aunque estima que América Latina puede crecer como Asia e India. El secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-Moon les pega un fuerte tirón de orejas a los mandatarios de la región y les recuerda los 200 millones de pobres, 70 millones que viven en la pobreza extrema y los 50 millones de personas desnutridas. Esto ha sido el fiel reflejo de la desunión de los pueblos latinoamericanos, lo demás, tan sólo palabras.

4 comentarios:

Evan dijo...

Me duele la desunión que tenemos con Uruguay... yo vivo en esta frontera, a 60 Km de la papelera que se ha puesto en funcionamiento.

Amo al pueblo uruguayo y estos conflictos que venimos acarreando desde hace varios años, ha sembrado un resentimiento entre uruguayos y argentinos, lo cual es muy triste...

Saludos, Martín!

Waiting for Godot dijo...

Triste espectáculo, muy triste. Besos.

fernando dijo...

mal, mal, así no vamos a ninguno lado. Y como siempre salen perdiendo los menos favorecidos. La unión hace la fuerza. NO entiendo estas disputas pueriles.

un abrazo.

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Los ví a Néstor K. y a Tabaré, en la cena de despedida.

Cuánto mal le hace al país este tipo de custiones. Si no hay unodad, ya lo decía José Hernández....
"Los devoran los de ajuera".
Hoy es el día de la tradición, acá.

Para seguir la tradición, seguimos agujereando el barco.

__________
Gracias por tu comentario! Inteligente! ;)

Buen fin de samana y mejor semana.