lunes, noviembre 19, 2007

Nubarrones por los agujeros negros

Es impensable y resulta ridículo que un niño se quede sin su ración de torta (tarta) en un cumpleaños, observando atónito la felicidad de sus amigos soplando las velitas. Pues así se sienten los latinoamericanos ante el mundo, al observar que cada año reciben trozos más pequeños de la torta, a pesar de los indicadores que reflejan un crecimiento de la macroeconomía. El crecimiento económico que se anuncia por un lado produce, por otro, insatisfacción y desconfianza por la economía de mercado y la democracia entre la población, en los ciudadanos de a pie. La preocupación de algunos expertos en economía es qué pasará cuando aparezcan los agujeros negros a los que los gobiernos han puesto un parche con el aumento del precio de las materias primas, incluido el valor de los barriles de petróleo.

5 comentarios:

Mil Orillas dijo...

Martín,

Paso por aquí para agradecer tus palabras y para conocer tu blog.
Me encuentro gratamente sorprendida con lo que veo.
Lo leeré con calma.

De los agujeros negros qué te puedo decir...hay qie ver todo lo que se escapa por allí.

cariños

Mil Orillas dijo...

Yo también soy tauro!

Nos llevaremos bien!

cariños otra vez!

LUIS AMÉZAGA dijo...

Cuando las cosas van de cara en la economía es el momento de afrontar cambios drásticos en la estructura productiva para flexibilizar y hacer más dinámica la vida del trabajo y de la inversión. Cuando vienen torcidas, agarrarse los machos. La gente debe aprender a no mirar a los gobiernos y procurar su iniciativa privada para salir adelante. A los gobiernos sólo les pedimos que no estorben.

Dalva M. Ferreira dijo...

Que coisa!

Makiavelo dijo...

La incertidumbre en general es clara y notoria, por esa razón todos giran como un burro con los ojos tapados, esperando la señal con forma de palo del amo (gurú) más cercano.

Saludos.