lunes, marzo 05, 2007

Las heridas siguen abiertas por la Guerra de las Malvinas

A los argentinos les siguen doliendo las heridas producidas por la Guerra de las Malvinas. El 2 de abril se cumple un cuarto de siglo del conflicto bélico y el Gobierno argentino lo recordará con una Ley que perjudica a siete empresas de pesca española, ya que no permitirá que faenen en las islas y, al mismo tiempo, lo hagan en las costas argentinas. Otras heridas, más recientes, las deja
el cambio climático
en Argentina y en Bolivia. Los expertos vaticinan que los países latinoamericanos, especialmentelos del Caribe, son los más vulnerables para afrontar el calentamiento del planeta a causa de la mano del hombre. En otros casos, hay que añadir las heridas mortales que dejan los enfrentamientos entre militares y guerrilleros en Colombia. Las mujeres inmigrantes latinoamericanas restañan sus heridas en España. El tenista argentino Juan Ignacio Chela hiere "de muerte" al español Carlos Moyá en el ATP de Acapulco, en tierras mexicanas. De todos modos, Latinoamérica tiene heridas abiertas que necesita curar.

6 comentarios:

Ernesto dijo...

Bueno... medidas como las comentadas no deberian tomarse en un contexto de desquite (aunque legitimo) sino en uno de proteccion a los recursos naturales, sino tengo mal entendido en los 90 con Menem se dieron unas leyes que permitieron la entrada de barcos de gran arrastre y capacidad que depredaron el mar argentino y curiosamente la procedencia era española de la mayoria de dicha flota.

Un mapa de las locaciones de la flota española en el mundo indica que hace rato que las costas españolas dejaron de abastecer la demanda del publico español, comprensible en paises con poco litoral, pero con uno con doble salida.... por favor!!!!!

Martin Bolivar dijo...

ernesto: veo acertado y preciso tu comentario. Está bien promover una norma que proteja los recursos naturales, pero debería de haberse elegido otra fecha y no justamente el aniversario de la Guerra de las Malvinas. En lo que disiento, aunque pueda que tengas razón porque puedo estar poco informado es en relación a que las costas españolas dejaron de abastecer la demanda del público español. Vivo en Asturias y hay un puerto pesquero, el de Avilés que, junto con el de Burela, en Galicia, son buenos abastecederos del consumo interno. Incluso se puede consumir el pescado fresco del día en estas localidades. También te puedo decir que en el mercado de abastos de Avilés se venden sardinas argentinas y tienen mucha salida los langostinos congelados argentinos. La pena es que Argentina y otros países, como Perú, no aprovechen la pesca de sus extenso litorales y los vendan congelados o bien presentados como llegan a España los congelados argentinos, envasados por empresas españolas que se quedan con la riqueza, con las ganancias del valor añadido.

merce dijo...

Me parece muy interesante el artículo de La Vanguardia sobre las mujeres inmigrantes latinoamericanas. Me alegro por ellas, y pienso que en este caso, como se dice en el artículo, su discriminación les ha fortalecido y les ha ayudado en cierto sentido. Se están buscando la vida en España y lo están consiguiendo.

Ernesto dijo...

precision entonces... "dejaron de ser suficientes para abastecer".

Los esfuerzos por la piscifactoria son precisamente parte de las soluciones de ese problema, la otra "solucion" son justamente los acuerdos pesqueros con nuestros paises :(

Fanmakimaki dijo...

El planeta se resiente.

Oski dijo...

Argentina, al igual que otros muchos países tiene muchas zonas cero. No debemos olvidarlas porque hay que saber mirar más allá del horizonte.

Un saludo