domingo, marzo 18, 2007

No a la guerra

Miles de personas se manifestaron en varios países del mundo, entre ellos varios de Latinoamérica, contra la guerra de Irak y la movilización en los Estados Unidos coincidió con el 40º aniversario de la marcha contra la Guerra de Vietnam. El ser humano es el único animal que vuelve a tropezar con la misma piedra. Los colombianos llevan inmersos 43 años en un conflicto armado interno, sin que se vislumbre un proceso de paz efectivo, con el 20% de la población que recibe el 80% de los ingresos del país. Las diferencias sociales y económicas son la primera causa de las guerras, según afirman los expertos. La educación en Venezuela no genera una guerra, pero sí una fuerte polémica, porque se pretende con una nueva Ley de Educación que la primera lección sean los logros del presidente, Hugo Chávez. No a la guerra, digo, ni a las imposiciones que no respetan las reglas del juego democrático.

4 comentarios:

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Puedo estar equivocado, pero me parece que relacionas el conflicto armado en Colombia con la pésima distribución del ingreso...aquí en Chile, la disparidad es peor y no hay grupos paramilitares (lo que no implica que no se hagan esfuerzos ingentes para ir acortando la brecha económica).

¿Sobre la nueva visión educativa que pretende poner el Presidente Chávez para Venezuela? Es un punto preocupante...eso sí, en los tiempos actuales no se puede aislar de las múltiples fuentes de información que existan a menos que se quiera así.

Saludos cordiales.

Don Chere® dijo...

Ufff...diste en el clavo..no a la guerra, ni a las arbitrariedades ni imposiciones...

Ayer el mundo se unió en protestas pacíficas, ojalá esa sinergía fuera una constante, y no dos o 3 veces durante 365 días.-

Cuídate.-

Todo es por algo dijo...

Toda la razon, el ser humano tropieza una y mil veces con la misma piedra... Cuesta aprender de los errores... Salu2 desde Chile

LUIS AMÉZAGA dijo...

La intervención en Irak no ha mejorado el mundo ni la seguridad. La no intervención en Sudán, tampoco.