miércoles, mayo 16, 2007

El saqueo de la cultura indígena

Las raíces de Latinoamérica se encuentran sumergidas en la cultura indígena de los pueblos que, poco a poco, el progreso se encarga de saquear, de apoderarse por la fuerza destruyéndola por objetivos meramente económicos. En el norte del Perú se descubre el tesoro del santuario de Sipán, datado entre los siglos III y V antes de Cristo. Hace unos años alguien se ocupó de robar el oro que allí se encontraba guardado. La población indígena sufre
la invasión
de los intereses de un pretendido progreso, que les deja relegada a través de expropiaciones, contaminación y desplazamiento de las poblaciones por la explotación del petróleo y el etanol (se extrae el maíz (alimmento primordial) para la producción del sustituto del combustible para coches, etanol) entre otras tropelías, en Guatemala, México, Chile, Colombia, Brasil, Perú, Bolivia, Paraguay y Argentina. Los indios artesanos nicaragüenses piden ayudas económicas. Pero, eso sí, la cantante Shakira les regala instrumentos musicales, como si los necesitaran para salir de la miseria. Es el saqueo de la cultura indígena. Para colmo de males, el papa Benedicto XVI les hiere con sus críticas.

6 comentarios:

LUIS AMÉZAGA dijo...

Es lo peor de la globalización. ¿Inevitable?

Saul Osio dijo...

A veces las cosas no son como parecen, el Papa deberia abrir su buzon de sugerencias haber si por fin aborta las absurdas ideas anticuadas que hacen de su gestion un maraña de pedos...exitosss desde La Guarida..

Ratopado Ras Tafari Makonen dijo...

Lo ocurrido con los nativos americanos es una vergüenza. Ningún país se escapa, desde el norte de Canadá hasta la Patagonia sudamericana. Todos han contribuido a la progresiva desaparición de las culturas aborígenes, muchas de las cuales han muerto en forma definitiva.

Antes fueron los conquistadores y los colonizadores; luego fueron los mismos americanos los que se encargaron se socavar las raíces de las políticas indígenas en los diversos países; y, hoy, es el actual ritmo vertiginoso, que en la búsqueda del desarrollo apunta a las comunidades indígenas como culpables del retroceso y el subdesarrollo.

¿No será que el desarrollo se deba a la baja cultura de los pueblos?, ¿no será que mientras el acceso a la educación sea un privilegio seguiremos siendo países subdesarrollados?, ¿no será que mientras más represas construimos menos árboles tenemos?

Basta de culpar y recriminar a los indígenas. Gracias a ellos los conquistadores no se quedaron con todo el continente. Los indígenas fueron grandes guerreros y, también, constituyeron interesantes y avanzadas civilizaciones como la de los aztecas, mayas e incas. Pero otras, mucho menos conocidas, también nos dejaron un legado incomensurable.

Como chileno, puedo dar fe que aquí los indígenas no están incluidos en la sociedad y que se les mira de mala forma. Se les acusa de flojos, borrachos y tontos.
Todavía no se reconoce, oficialmente, a todas las etnias minoritarias existentes en Chile y en los colegios la Historia de Chile se orienta a la conquista, a la independencia y a la república, pero casi no se habla de los indígenas, que fueron los primeros habitantes y, por supuesto, son los que debieran recibir ayuda estatal.

Una lástima lo que ocurre en estos lados.

Creo que los indígenas debiesen agruparse y formar partidos políticos, creo que es la única forma de hacerse respetar.

Saludos!!

Loredana dijo...

evitable diría yo.

Martín Bolívar dijo...

luis amézaga: es evidente lo que tú dices.
saul osio: La Iglesia católica debería actualizarse.
ratopardo ras tafari makonen: un análisis profundo sobre una situación que, tienes razón, es una vergüenza. Los indígenas han comenzado a alzar su voz, de todas formas. Desde Bolivia se les ha empezado a escuchar. Internet les puede ser muy útil.
loredana: evitable, pero ¿cómo?, ésa es la cuestión.

[La otra agenda] dijo...

Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.

Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.

Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:

Que no son, aunque sean.

Que no hablan idiomas, sino dialectos.

Que no profesan religiones, sino supersticiones.

Que no hacen arte, sino artesanía.

Que no practican cultura, sino folklore.

Que no son seres humanos, sino recursos humanos.

Que no tienen cara, sino brazos.

Que no tienen nombre, sino número.

Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local.

Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

EDUARDO GALEANO