miércoles, mayo 23, 2007

De secuestros virtuales y reales

Los secuestros virtuales están de última moda en la Argentina. Consisten en engañar, al otro lado del teléfono, llamando a un número al azar, amenazando que se ha secuestrado a un familiar cercano y que para ponerlo en libertad hay que cargar la tarjeta y dar a conocer el código de acceso del celular. Y hay gente que cae en el engaño. Sin embargo, la gama de secuestros es variopinta. En Colombia, sin ir más lejos, los grupos guerrilleros crian a los hijos de los secuestrados o tienen hijos con mujeres secuestradas. Así las cosas, en Guatemala ya lleva 12 años funcionando la asociación
Madres Angustiadas,
en un país donde se demanda justicia y respeto por los Derechos Humanos en este asunto. En Bogotá, la capital de Colombia se duplican los secuestros, según denuncia la ong País Libre. En Venezuela, un sindicato agrario responsabiliza al Gobierno de 'negligencia' por el mismo tema. Desde Argentina extraditan a un policía paraguayo acusado de ser el jefe de una banda de secuestradores. En Perú se utiliza el método de lo que ha dado en llamarse "secuestro al paso", que consiste en llevar a una persona automóvil para que retire dinero de un cajero automático.
La lista es interminable.
En la Argentina detienen a un ex militar del Departamente de Inteligencia(?) de un cuartel de Bahía Blanca, situado al sur del país, acusado se secuestros durante la sanguinaria dictadura militar del general Jorge Rafael Videla, hace tres décadas. Hay gamas de secuestros para todos los gustos, como los hay para adquirir un automóvil y, además, son el último grito de la moda.

5 comentarios:

Verbena dijo...

Viver? Penso se ainda há algo seguro para fazer no mundo...

UMA dijo...

Es loquìsimo, Martìn, pero a que cosas parecemos estar acostumbrados!
Tremendo lo que expones hoy.
Un abrazo

Ana dijo...

y sin embargo, hay un grupo de Madres que todavía siguen apostando todo a la verdad. Madres que no claudican. y siguen buscando.luchando. para que entendamos alguna vez que si algunos secuestraron, hicieron, lo que les vino en gana, fue porque otros lo permitimos. nos callamos, nos quedamos quietos, miramos para otro lado. no dijimos que no. no dijimos que si.

Ana dijo...

Precisamente las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Desde Argentina para el mundo.

Martín Bolívar dijo...

verbena: e la veritá.
uma: nos acostumbramos a las más bajas miserias humanas, un dolor.
ana: un recuerdo muy merecido. a las Madres y Abuelas de Plaza Mayo.