miércoles, septiembre 26, 2007

Hipocresías

El actor estadounidense Richard Gere asume un mea culpa y reconoce los errores sobre las relaciones de su país con Latinoamérica. Es evidente que el Plan Cóndor, está documentado, fue una guerra bien organizada por Estados Unidos que implicó a militares latinoamericanos traidores a su patria que le había concedido los privilegios propios del ámbito castrense. El presidente boliviano, Evo Morales, está convencido de que Estados Unidos debe cambiar el rumbo en sus relaciones con Estados Unidos, pero ¿se puede confiar en un imperio avasallador que engañó al mundo para emprender la guerra de Irak?.

6 comentarios:

LUIS AMÉZAGA dijo...

Tendremos que confiar los unos en los otros. O no. Depende de lo que queramos hacer con el mundo.

Jluis dijo...

La confianza se basa en la experiencia con, y las actuaciones de, quien la pide.

A día de hoy me parece imposible que Estados Unidos se gane la confianza de, si quiera, una mínima parte del globo.

Sin embargo todo gesto de ética, limpieza y solidaridad, no lo dudo, sería recibido hasta por los más escépticos con esperanza. Es la naturaleza humana.

Un saludo.

June Fernández dijo...

Pues no, no se puede. No por lo que ha hecho sino por lo que sigue haciendo y planea hacer. (Es mi humilde opinión, que ha sonado muy tajante)

ava gardner dijo...

no, no se puede! (y tampoco se debe!).

besos, martín!

ava gardner dijo...

no, no se puede! (ni se debe!).

besos, martín!



p.d.:cuándo pasarás a visitarme?

Martín Bolívar dijo...

luis amézaga: es cierto, que al final tendremos que tener confianza mutua para mejorar la situación en el mundo.
jluis: es cierto lo que dices, aunque la confianza mata al hombre, dicen.
june fernandez: tu opinión es importante, porque todas las opiniones son importantes. En tu caso, tu relación con el periodismo hace más valederas tus opiniones. Coincido en que no se puede confiar, para nada, de Estados Unidos.
ava gardner: no se puede ni se debe confiar en la primera potencia mundial, es verdad. Ya te he visitado. Besos, Ava.