sábado, septiembre 08, 2007

La memoria, el azote de los vergugos


Los refugiados en Asturias, España, sacan a relucir su arma más potente, la memoria histórica a la que consideran el azote de los verdugos. Gloria Benítez y Carlos Alberto Castaño promueven un acto en recuerdo de Luciano Romero Molina, el próximo martes 11, a las 20 horas, en el Paseo de Begoña, en la localidad asturiana de Gijón. Romero Molina fue detenido, torturado y asesinado, hace dos años, en Valledupar. Fue sindicalista, obrero despedido de la multinacional Nestlé y defensor de los Derechos Humanos. Estuvo refugiado en Asturias. Según el colectivo de refugiados colombianos de Asturias, a Lucina Romero Molina lo mató un grupo paramilitar de la extrema derecha al servicio de las multinacionales y el narcotráfico. Uno de los sicarios del asesinato está preso, otro en búsqueda y captura, "pero los autores intelectuales siguen gozando de la impunidad, la misma que disfrutan los 537 sindicalistas colombianos ejecutados en los cinco años de gobierno de Álvaro Uribe", en Colombia, donde desde niño se sufre la guerra, en la que mueren incluso indígenas y periodistas. A través de montajes judiciales, muchos sindicalistas han sido amenazados de muerte y desterrados de su propio país o en otras latitudes como ocurre con el grupo que fue acogido en Asturias. Gloria Benítez, sin embargo, remarca que la memoria histórica es el peor azote de los verdugos.

4 comentarios:

fernando dijo...

Bonita y justa iniciativa. Desconocía que era tan peligroso ser sindicalista en Colombia.

un abrazo.

Jluis dijo...

El sindicalismo colombiano ha protagonizado buena parte de las situaciones humanas más dramáticas que en la piel de otros he conocido.

Personas perseguidas, amenazadas y que obligadas a dejar su lucha, familia y país, al llegar a España se debaten entre la herida que en la conciencia deja el haber dejado allá a los compañeros y el terror a ser "desaparecidos".

El conflicto colombiano demuestra como pocos el modo en que los intereses económicos sustentan la inestabilidad y se valen de ella.

Un abrzo.

Makiavelo dijo...

¡Una pena! con lo bonita que es Colombia, y todo por la pasta.

Para gritarrrrrrrr!



Un saludo.

Martín Bolívar dijo...

fernando: es un buen ejemplo.
jluis: has hecho un comentario muy preciso.
makiavelo: la pasta lo estropea todo.