viernes, septiembre 14, 2007

Los privilegios de la 'pole position'

Los pueblos indígenas aumentan su poder en Guatemala, tras los comicios electorales en los que obtienen 129 municipalidades (alcaldías), seis más que en las elecciones anteriores, a pesar del escaso 3% conseguido por la candidata indígena, Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz 1992. En coincidencia, una resolución de las Naciones Unidas aprueba la autodeterminación de
los 370 millones de indígenas
que habitan el planeta. Eso sí, la aprobación contó con el rechazo de Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda. En pleno siglo XXI se reconoce el derecho de los indígenas a poseer tierras, quizás un poco o demasiado tarde. Para el presidente de Bolivia, Evo Morales, que ha sido el primer indígena elegido democráticamente, la resolución representa un hito histórico. No es para menos, las Madres de la Plaza de Mayo promueven la candidatura de Morales al premio Nobel de la Paz desde Buenos Aires. Ya era hora. Sin embargo, muy pocas posibilidades tendrán los indígenas latinoamericanos de alcanzar los privilegios de los que obtengan la tarjeta azul, que promueve la Unión Europea (UE), para que los extranjeros puedan cubrir los tres millones de puestos de trabajo cualificado vacantes. Como en la Fórmula 1 siempre tiene ventaja el que sale en la partida, en la primera fila, desde la 'pole position'.

8 comentarios:

ale dijo...

Martín,

Haces muy bien en subrayar el triunfo de las alcaldías en Guatemala. Siendo fiel creyente de la importancia del poder local, estos cambios, que muchas veces son opacados por los temas más nacionales, son de mucha relevancia para las comunidades rurales.

Además, ya con algunos años de trayectoria y algunas experiencias de descentralización, es posible ver casos de buenas prácticas y éxito del sistema.

LUIS AMÉZAGA dijo...

¿3 millones de puestos de trabajo? ¿Eso es compatible, por ejemplo, con los dos millones de parados de España?

¿Autodeterminación para 370 millones de personas?

No hago más que preguntas porque cada día entiendo menos.

fernando dijo...

Gran noticia! Los indígenas ya tienen más derechos. Curioso, comprobar que países se opusieron.

un abrazo

CSA dijo...

Cierto es lo que se dice en la entrada respecto a lo de la fórmula 1. Pero no hay que cesar en el intento.

Respecto a lo que pones en mi blog te voy a explicar las razones del proyecto. Al lado de estos campos hay un polideportivo (Vallehermoso) que tiene muchas instalaciones deportivas y está en una zona en la cual pues los pisos suben al alza. Y subirán más si hay al lado un colegio (Asunción Rincón) y unas pistas deportivas (Vallehermoso y el campo de golf).

Otro ejemplo de pelotazo (aunque con colegio en vez de campo de golf) es el del antiguo Hotel Mindanao. Aquí se van a construir pisos de lujo y suben los precios con un colegio enfrente.

Unmasked (sin caretas) dijo...

Y asi es la vida...desigualdad e injusticia aveces.

uno solo puede aportar un granito para ayudar a mejorar.

un beso

petra

Tesa dijo...

Hola Martín siguiendo la huella dejada en mis moreras llego a este rincón latino, un lugar muy interesante. Prometo venir siempre que pueda.

Creo que mientras los pueblos no arreglen las injusticias que tienen pendientes con sus indígenas, y estos sigan siendo los olvidados, los desfavorecidos, no avanzaran y tampoco deberían utilizar el término libertad ni llamarse civilizados.

El otro día me ocurrió algo, que me sorprendió y me indignó. Una persona argentina, sin papeles, intentando establecerse y regularizarse en España, sobreviviendo con trabajos precarios, le surge la posibilidad de montar un negocio y cuando hablamos de contratar personal dice: “no quiero mapuches”


O sea alguien que viene del otro lado, del emigrante, del que se siente explotado, en cuanto levanta la cabeza empieza excluyendo. Me quedé de piedra. Por supuesto que se lo comenté, y ya sabes la frase, “No soy racista ni xenófoba pero…”

Así que seguro que se apunta a los de la tarjeta azul, claro que tienen que ser rubios y altos, pero no sé si querrán trabajar doce horas por un sueldo de miseria.

Martín, que me ha encantado conocerte.
Besos.

Martín Bolívar dijo...

ale: coincido plenamente contigo.
luis amézaga: describes las contradicciones que usan los políticos para explicar su realidad.
csa: o sea que la escuela de Marbella sigue dando frutos, con la especulación urbanística, en otros lugares de España.
unmasked (sin caretas): es la cruda realidad, pero por lo menos hay que pensar en ella, aunque de momento no encontremos soluciones.
tesa: todo cambia para seguir igual que antes.

Canal Solidario dijo...

¡Hola!

Hemos enlazado tu blog en el
repaso semanal que en Canal Solidario hacemos de la blogosfera.

Un saludo.