sábado, septiembre 15, 2007

¿Quiénes somos?

Tenemos tantas identidades que no sabemos quiénes somos. Latinoamericanos, hispanoamericanos, iberoamericanos, panamericanos. Es evidente que las raíces coloniales han influido para que los territorios conquistados en el pasado por España se denominen hispanoamericanos. La tenue influencia francesa en Haití, la Quebec canadiense e incluso Florida y Lousiana, en Estados Unidos, obliga a la denominación de Latinoamérica. La Organización de Estados Americanos (OEA) o incluso el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) proceden de la idea del panamericanismo, promovida por la Doctrina Monroe
(América para los americanos),
pero a nadie se le ocurre cambiar el nombre de la OEA por el de Organización de Estados Iberoamericanos, con el fin de incluir a Brasil, Portugal y España, todo porque puede sonarle mal a Estados Unidos. Lo cierto es que los Business Awards, unos galardones que premian la calidad empresarial 'de Latinoamérica, El Caribe y España' se entregan en el Hotel Panamericano de Buenos Aires. En Chile se reúne el Foro Latinoamericano Iberoamericano. Vivimos en un mundo globalizado, en que un mexicano compra en un supermercado ropa fabricada por una empresa española en China, o en que la selección argentina de rugby está formada por integrantes que juegan en equipos europeos. Americanos, centroamericanos, norteamericanos, suramericanos, usamericanos, América no latina o Caribe no latino. América fue llamada, en un principio, Abya Yala por la cultura centroamericana y Cem Anahuac por los aztecas. Muchos nombres para un solo territorio. La Unión Europea, Estados Unidos, China, Japón, los gigantes del mundo, no se plantean esa duda de identidad cultural que ronda en Latioamérica.

8 comentarios:

migramundo dijo...

Planteas un tema interesante y curioso, Martín. Personalmente, no tengo nada claro que la proliferación de nombres cambie en algo la realidad económica, social, política y cultural de un país, una ciudad, un continente o una aldea. A mi me pueden llamar de cincuenta maneras distintas que seguiré siendo el producto de mi formación, no de mi denominación. Y el problema de los países pobres es que no se les ha formado para ser los dueños de sus destinos, sino para esclavizarlos.

Jluis dijo...

Un excelente post Martín... Poco puedo añadir a todo lo que sugieres. un abrzo.

fernando dijo...

El nombre es de lo de menos, lo importante es que todo el mundo ubica esta importante parte de nuestro Planeta.

un abrazo

Daniel Mercado dijo...

Creo que en cuestión de nombres se puede asumir que cada uno de los propuestos, como explicas en tu post, representa una óptica desde la cual se mira esta zona del mundo. Por otra parte, se puede renegar del nominalismo y decir que los nombres no importan. Sin embargo, creo que es bueno asumir algún nombre como un denominador común de aquello que queremos expresar, alguno que traduzca lo de común que tenemos.
Es curioso cómo el tema de la identidad, muy localista, en muchos casos, tiene ahora un auge importante. Preferiría lo de "ciudadanos del mundo", pero es inevitable que se busque un referente paradigmático más próximo.

ava gardner dijo...

sí, de acuerdo, migramundo. el nombre no cambia la realidad. pero el lenguaje estructura el pensamiento. nosotros no somos "dueños de nuestro destino" ni lo seremos, en tanto no logremos autonominarnos, por ejemplo. como dice el post: "Tenemos tantas identidades que no sabemos quiénes somos".

saludos, chicos!

Martín Bolívar dijo...

migramundo: es cierto que todo es relativo, pero aunque tengas varios nombres y varios apellidos hay uno de ellos que te identifica. Si se dan varios nombres de una persona de una cosa puede haber confusión.
jluis: gracias por tu comentario.
fernando: sí, es verdad, pero vivimos en un mundo en que tú identificas a Coca Cola y no necesitas pedir una bebida gaseosa. Una marca, un símbolo, un signo, es más potente. Estados Unidos ha sabido divulgar la síntesis de su nombre y, aunque no es correcto, medio mundo les llama americanos.
daniel mercado: denominador común es una buena síntesis de la idea de un solo nombre que identifique a la región.
ava gardner: el autonominarte, el darte un nombre para que te conozcan ayuda a saber quiénes somos y cómo queremos que nos identifiquen.

K-ti-K dijo...

Esta excelente el post!!!
Yo sigo sin comprender de donde vienen todos estos nombres!
Me metiste la duda, y me voy a poner a averiguar... pero tambien te digo q a los paises ricos les pela el mani por completo, como carajos nos hagamos llamar, para ellos somos Tercermundistas! listo!
Los compradores en potencia de cualquier basura que ellos produzcan!
=) excelnete tema!

Martín Bolívar dijo...

k-ti-k: por supuesto, por eso tenemos que elaborar productos a partir de las materias primas para no depender de los países ricos. Eso es una cuestión política.