lunes, septiembre 24, 2007

¿Quién debe a quién?

¿Quién debe a quién? es la pregunta del millón de euros que corre por Latinoamérica como reguero de pólvora. No es para menos, teniendo en cuenta que la deuda externa, cuya negociación es reponsabilidad de los gobiernos, es uno de los frenos más importantes al desarrollo económico de los estados. Una plataforma internacional aboga por la condonación de las deudas externas y en Madrid se organiza una maratón popular de protesta. En otros puntos de la región se anuncian ayunos de protesta. En Argentina, donde se debe casi un 9% más que el año anterior, se considera injusto tener que pagar deudas de empresas privadas contraídas durante las dictaduras militares. El endeudamiento de Brasil aumenta un 4,15% en un mes. En Nicaragua, la deuda externa supera el Producto Interior Bruto (PIB), supone el 48% de los ingresos corrientes del Gobierno y representa el 33% del gasto público, por lo que se convierte en el calvario económico del país centroamericano. Venezuela compra 5.100 millones de dólares de la deuda externa argentina. Latinoamérica se moviliza contra estos agujeros negros de la economía regional. A río revuelto, ganancia de pescadores, y una empresa internacional de tarjetas de crédito hace sus negocios con los gobiernos latinoamericanos. Más de lo mismo, la mala administración de los países es aprovechada por el poder económico mundial. Y así nos va.

7 comentarios:

K-ti-K dijo...

la sitacion de una region no es mas que la representacion a gran escala de como vive su pueblo!
y vicebersa!
por eso siempre he detestado las Tarjetas de Credito ;)

Excelente post Martin!

Blog de Kekox dijo...

y tanta deuda para que? nunca se le da el mejor uso

entrenomadas dijo...

Qué buen post!

dull dijo...

Es dinero revolvente...literalmente.

Que agarren a todos los narcos y les decomisen sus bienes y dinero,para algo ha de alcanzar!

No entendi bien eso de que venezuela compra 5,100 millones de dolares de la deuda argentina, es decir que los absorbe?

migramundo dijo...

Todos somos moléculas del mismo átomo, por tanto las deudas no son más que deberes con nosotros mismos. Por eso no deberían existir. Excelente trabajo, Martín. Un abrazo.

[La otra agenda] dijo...

Para ser la pregunta del millón tiene una respuesta sencilla. Tan sencilla y tan evidente como lo es la desfachatez y la impunidad con la que el poder económico mundial la responde, a su manera, es decir: al contrario.

Martín Bolívar dijo...

k-ti-k: la situación es que el pueblo vive mal, al contrario de una minoría que vive, muy pero muy bien. Es la desigualdad imperante en la región.
blog de kekox: lo grave es la mala negociación de las condiciones de la deuda que firman los gobiernos para hipotecar a los países.
entrenómadas: gracias por tu amable comentario.
dull: Venezuela compra la deuda como una inversión para negociar en el mercado.
migramundo: sabias palabras y gracias, una vez más.
[la otra agenda]: tú lo has dicho, impunidad y desfachatez con la que gobierna el poder económico.